Público
Público

El presunto asesino tenía una orden de alejamiento de su ex mujer desde marzo

EFE

El presunto autor del apuñalamiento mortal de su ex mujer en Logroño tenía una orden de alejamiento desde el pasado mes de marzo, cuando le condenaron por un delito de malos tratos a seis años de destierro de La Rioja.

La sentencia también impedía a este rumano, que se suicidó después de agredir a su ex pareja, comunicarse con ella durante un periodo de cuatro años, según han informado hoy fuentes judiciales.

El delegado del Gobierno en La Rioja, José Antonio Ulecia, y la responsable de la Unidad de Violencia de Género, Ana Santos, han explicado hoy en una rueda de prensa que las medidas de protección policiales estaban vigentes, pero el riesgo era bajo, porque la familia creía que el agresor vivía en Madrid o en Rumanía.

Sobre las 23:15 horas de ayer, M.S., de 52 años, asestó varias puñaladas a su ex esposa en el barrio de Yagüe y después se autolesionó con el mismo cuchillo, por lo que falleció en el acto.

T.S., de 48 años, fue trasladada al hospital San Pedro de Logroño, donde ha fallecido a las 6:34 horas debido a las heridas, que afectaron a órganos vitales.

La pareja, de origen rumano, tenía dos hijas mayores de edad y se había separado en marzo pasado, cuando el hombre fue condenado a año y medio de cárcel por un delito de malos tratos y otro de amenazas.

Debido a estos hechos, no ingresó en prisión por carecer de antecedentes penales, pero se le desterró de La Rioja y se le impidió comunicarse con su ex mujer, quien trabajaba en el bar "Juncal" del barrio de Yagüe, regentado por una de sus hijas.

Agentes de la Policía Nacional y Local prestaron las medidas de protección necesarias a la víctima, con la que tenían contactos continuos para comprobar si su ex marido podía volver a agredirla, ha recalcado la responsable de Violencia de Género.

La familia de la mujer había asegurado que el hombre no vivía en Logroño, por lo que el riesgo se redujo a un nivel bajo, pero las medidas de protección seguían en vigor.

De hecho, sobre las 16:00 horas de ayer, la Policía se puso en contacto con la mujer y su hija aseguró que su padre se encontraba fuera de España.

El sábado por la noche, aparecieron unas pintadas ofensivas escritas en rumano que aludían a la mujer junto al bar de Yagüe, aunque su hija no se lo comunicó a la Policía porque no le dieron importancia, ya que no creían que fuesen obra de este hombre, ha explicado Santos.

El delegado del Gobierno en La Rioja, José Antonio Ulecia, ha detallado que en la actualidad hay 350 personas protegidas en la comunidad, que cuentan con control policial diario o esporádico, en función del riesgo que corran.

Ulecia ha insistido en que las víctimas de violencia machista tienen que denunciar los malos tratos, que carecen de todo fundamento o justificación.

Más noticias