Público
Público

El presunto autor del fraude en Société Générale colabora con los investigadores y seguirá arrestado

EFE

El operador de mercados Jérôme Kerviel, presunto autor de un fraude que costó al banco francés Société Générale 4.900 millones de euros, se muestra cooperativo con los investigadores judiciales encargados del caso pero seguirá arrestado hasta mañana, informó hoy la Fiscalía financiera de París.

Desde ayer, sábado, Kerviel presta testimonio ante los agentes, a quienes ha aportado "elementos muy interesantes", afirmó el jefe de la sección financiera de la Fiscalía de París, Jean-Michel Aldebert, quien señaló que "la investigación está siendo extremadamente fructífera".

"Ha aceptado hablar sobre la denuncia impuesta contra él por Société Générale (...) Está siendo interrogado sobre las operaciones que el banco ha calificado de ficticias", dijo el fiscal.

El detenido, de 31 años, recibió la visita de su abogada y, según Aldebert, se encuentra física y psicológicamente bien.

Los investigadores pueden retenerle otras 24 horas, un plazo que se agota mañana a las 13.00 horas GMT y tras el cual deben decidir si le liberan sin cargos o si, como opinan los expertos, es presentado a un juez con vistas a su procesamiento, en cuyo caso se le pueden imponer medidas cautelares.

Mientras que numerosos expertos dudan de que un operador financiero pudiera generar por si mismo un agujero de 4.900 millones en el tercer banco francés, Société Générale se obstina en repetir que fue víctima de un fraude aislado tramado por una persona sola.

"Nada en este momento nos permite pensar que se beneficiara de complicidades, tanto internas como externas", aseguró hoy el responsable de financiación e inversiones de la entidad, Jean-Pierre Mustier, en una conferencia de prensa telefónica en la que apostilló que no se puede descartar "al cien por cien" esa eventualidad.

El banco insistió en que Kerviel burló los sistemas informáticos internos de control, lo que le permitió arriesgar más en los mercados financieros de lo que sus funciones le permitían.

El pasado domingo, cuando los inspectores del banco lograron desentrañar la trama montada por el operador, su "posición fraudulenta" se elevaba a unos 50.000 millones de euros de nominal equivalente", la mayor parte en el mercado europeo Eurostoxx (30.000 millones), pero también en el alemán Dax (18.000 millones) y el británico FTSE (2.000 millones).

Dada la "talla" de esas posiciones, el banco se vio obligado a desbloquear la situación "en el menor plazo posible".

Société Générale fue desprendiéndose de las posiciones que había tomado Kerviel de forma "controlada", sin superar el límite de aproximadamente el 8 por ciento de los volúmenes de cada Bolsa.

Tres días tardó en hacerlo, pero fueron tres jornadas particularmente negativas para los mercados financieros, con fuertes bajadas el lunes, una recuperación el martes y una recaída el miércoles.

Finalmente, la voladura controlada del edificio montado por Kerviel dejó un agujero de 4.900 millones, según la entidad.

Société Générale reconoció que sus sistemas de control pueden mejorarse y afirmó haber introducido ya nuevos mecanismos para evitar que un fraude como éste se repita.

Según el banco, Kerviel usurpó códigos de acceso informático de colegas y la falsificó documentos para "disimular una posición especulativa de gran amplitud".

Conocía "procesos de tratamiento y de control" del banco porque durante cinco años trabajó en una división dedicada a la supervisión de operadores, indicó la entidad.

Más noticias de Política y Sociedad