Público
Público

Programas de dieta no ayudarían a evitar el riesgo de enfermedad

Reuters

Por Leigh Krietsch Boerner

Las intervenciones mediantedieta y ejercicio para reducir la obesidad no ayudarían aeludir enfermedades, dado que las personas suelen volver aaumentar de peso, según un nuevo informe australiano.

En un artículo publicado en la edición de enero deInternational Journal of Obesity, el doctor Lennert Veerman ycolegas señalan que el foco de esos programas debería cambiarsi se busca realmente un efecto duradero.

Para evaluar el posible impacto de distintas dietas, losexpertos efectuaron dos simulaciones por computadora sobre unapoblación con sobrepeso y obesa en el 2003: una incluía dietabaja en grasa y la otra, una dieta rica en granos integrales yvegetales más 180 minutos de ejercicio por semana.

Según los modelos, las personas perdieron un promedio de 8a 12 libras (de 3,6 a 5,5 kilogramos) con las dietas ymantuvieron el peso bajado durante un promedio de seis meses.

Pero los kilos lentamente volvieron y luego de menos deseis años la situación era la del comienzo, perdiendo cualquiermejora de la salud lograda con el adelgazamiento.

Además, los investigadores estiman que sólo alrededor de un3 por ciento de la población de Australia participaría enprogramas de descenso de peso.

"Las intervenciones que tratan de cambiar la conducta delos individuos pero no hacen nada con el ambiente en el cualesas personas viven probablemente tendrán, como mucho, efectosmodestos y temporales", dijo el doctor Veerman, de laUniversity of Queensland, en Brisbane, Australia.

"No son la solución a la epidemia de obesidad; tienen quetomarse más y diferentes medidas", agregó a Reuters Health.

Además del asesoramiento permanente para ayudar a laspersonas a mantener el peso bajado a largo plazo, Veermansugiere un "impuesto a la comida chatarra" y mejores etiquetaspara los alimentos.

Esto sí pareció tener un efecto positivo general sobre lasalud en un estudio paralelo, publicado en noviembre del 2010en la misma revista.

FUENTE: International Journal of Obesity, online 11 deenero del 2011

Más noticias