Público
Público

Prohibido decir catalán en Valencia

El Palau de la Música valenciano obliga al coro a cambiar la palabra catalán por valenciano o aragonés en una ópera de Chapí

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En un acto de celebración del 9 dOctubre, fiesta de la Comunidad Valenciana, no se puede interpretar una ópera cuyo libreto está plagado de la palabra 'catalán', término maldito para gran parte de la derecha valenciana desde las peleas identitarias de la Transición. Lo mejor es, pues, cambiar el gentilicio del vecino del norte por 'valenciano' o, como mucho, 'aragonés'.

Ese debió de ser el razonamiento de aquel responsable del Palau de la Música de Valencia, cuya identidad todavía está por aclarar, que decidió agarrar la goma de borrar y el lápiz y cambiar una palabra por otra en el libreto del 'Roger de Flor' de Chapí, que se interpretará en el auditorio valenciano a partir del próximo miércoles. El resultado es que, sólo en Valencia y merced a la censura política, el ejército de mercenarios que acompañó en el siglo XIII al personaje histórico a conquistar Sicilia ya no será catalán, como quiso el autor de la letra, Mariano Capdepón, sino 'valenciano' o, como mucho, 'aragonés'.

El cambio en el libreto fue denunciado a la prensa por miembros del coro de la Generalitat valenciana, el encargado de interpretar la obra, que recibieron el encargo de decir 'valenciano' siempre que en la partitura pusiera 'catalán'.

El Palau depende del Ayuntamiento de Valencia, gobernado por el PP con mayoría absoluta. Su presidenta, María Irene Beneyto, es concejala de este mismo partido y el Consejo de Administración está compuesto por varios concejales del PP y uno del PSOE, además de un representante de la Generalitat (también gobernada por el PP) y otro de la Fundación Bancaja.

El PSOE local ha puesto el grito en el cielo por el 'desprecio al trabajo de los autores' y el 'acto de censura intolerable' que supone el cambio en el libreto de la ópera. El concejal Juan Soto anunció el pasado viernes que denunciará al Gobierno municipal ante el Consejo de Administración del Palau para intentar aclarar quién dio la orden de cambiar la letra.

En el auditorio nadie aclara quién es el responsable último de los cambios. Desde el servicio de prensa no se hacen declaraciones al respecto; la reacción se limita a una nota en la que se recuerda el gran esfuerzo que se está haciendo por recuperar la obra del autor valenciano Chapí en el marco del primer centenario de su muerte.

Sólo el director de orquesta, Miguel Ángel Gómez, asumió parte de la responsabilidad al declarar ayer al diario Levante que 'yo di la idea de los pequeños cambios' tras reunirse el pasado lunes con varios políticos, cuya identidad no quiso desvelar.

Por su parte, el portavoz del Consistorio, el concejal Alfonso Grau, dijo el pasado viernes no saber nada del tema, pero justificó el cambio con el argumento de que la partitura de 'cualquier' obra escénica que se ofrece en versión de concierto 'se mutila'. Grau añadió que 'se están sacando las cosas de sitio'.

El cambio en el libreto no ha causado demasiada sorpresa en una sociedad acostumbrada al borrado lento pero sistemático por parte del PP regional de cualquier referencia a los vínculos culturales entre el País Valenciano y Catalunya.

Basta con recordar que después de 18 sentencias en su contra (dos de ellas del Tribunal Supremo), la Generalitat todavía no ha aceptado el título de Filología Catalana para acreditar el conocimiento del valenciano en unas oposiciones, pese a ser la misma lengua.

Más noticias en Política y Sociedad