Público
Público

Proponen destruir coches y bailar como en Bollywood para combatir el estrés posvacacional

EFE

Destrozar coches a mazazos, participar en una coreografía al estilo Bollywood, practicar la percusión con barriles o aullar como un lobo son algunas de las actividades que la empresa Stopstress Mallorca propone para combatir el síndrome posvacacional, que afecta a un 80 por ciento de los baleares.

Según un estudio recientemente publicado por Ranstad, los trabajadores de las islas son los que más padecen este síndrome, un filón que un grupo de jóvenes aprovecharon en 2003 para crear una empresa creativa que ofrece unas 300 actividades a las compañías que quieran sacar lo mejor de sus empleados.

Después del verano, el estrés clásico se ve este año agudizado por la crisis laboral y el miedo a quedarse sin empleo, por lo que las empresas son una fuente de conflictos que se pueden solucionar con actividades lúdicas, las cuales, de paso, ponen de relieve la reacción de los empleados ante los retos y el trabajo en equipo.

La crisis, según explica a Efe el gerente de Stopstress Mallorca, Javier González, provoca también situaciones de exceso de trabajo por la reducción de plantillas, lo que genera a su vez una desmotivación manifiesta en los empleados que se quedan.

Ante este panorama, "la gente estalla", resume González, ya que "no aguanta la presión para producir más con menos recursos", y eso desemboca en bajas por depresión o inactividad.

Todo ello, unido al estrés posvacacional, empuja a las empresas a buscar actividades alternativas que descarguen y diviertan a la vez.

Algunas de ellas pueden resultar descabelladas, pero dan, según González, muy buenos resultados. Es el caso de la "destructoterapia", que se traduce en destruir un coche a mazazos entre cinco personas mientras una banda de rock ameniza en directo el desaguisado.

"Puede parecer violenta, pero es todo lo contrario", asegura el gerente de la empresa, quien añade que es asombroso cómo "en empresas con muchos piques, se consigue que todos colaboren".

También es necesario el trabajo en equipo en la realización de una coreografía al estilo Bollywood, con trabajadores y jefes vestidos de indios delante de un decorado que muestra, por ejemplo, el Taj Majal.

Algo más estrambótico resulta imaginar a ejecutivos de empresas aullando en el bosque, en la actividad "aulloterapia", explica González, que organizan en la Península y que consiste en una yincana nocturna en pleno monte con música de gaitas y personajes disfrazados de animales rodeando a los jefes, quienes finalmente acaban abrazados a un árbol y aullando como lobos.

Otras actividades más sencillas, pero no menos eficaces para conseguir la armonía del grupo y captar también las cualidades o defectos de los empleados, son la "ruidoterapia", que consiste en hacer percusión con diferentes objetos; la más clásica "risoterapia" o la cata de frutas exóticas a ciegas.

Las actividades están siempre guiadas por monitores, así como, en el caso de que lo reclame el cliente, por los llamados "coachers", que son una especie de psicólogos que analizan el comportamiento de empleados o jefes ante las diversas situaciones.

En este caso, tras la actividad hay una reunión en la que se sacan a relucir las capacidades positivas de los trabajadores, aunque también se habla de los empleados que no contribuyen a crear buen ambiente en el grupo, una herramienta muy útil para detectar "puntos oscuros" de la estructura laboral, añade Javier González.

Más noticias de Política y Sociedad