Público
Público

Protección Civil de Aragón activa la fase de preemergencia ante la crecida del Ebro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Protección Civil del Gobierno aragonés ha activado la fase de preemergencia ante la crecida del caudal del río Ebro, que ha anegado algunos campos de cultivos en las zonas más bajas de la ribera, como en el municipio de Novillas, donde el agua ha afectado a unas 500 hectáreas de cereales y alfalfa.

La cresta de la crecida ha entrado en la provincia de Zaragoza con una altura de casi seis metros y un caudal de unos 1.300 metros cúbicos por segundo, una cantidad que, según han indicado a Efe fuentes de Protección Civil, no tendrá efectos sobre ningún núcleo poblacional.

La crecida es considerada por la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) como un episodio ordinario, lejos de las grandes avenidas que se registraron el año pasado, por encima de los 2.300 metros cúbicos por segundo.

El alcalde de Novillas, José Ayesa Zordía, dijo a Efe que el pico de la crecida pasó por la localidad en torno a las 03:00 horas de esta madrugada, con casi seis metros, y que ya ha bajado más de treinta centímetros.

Como suele ser habitual en estas situaciones, ha añadido, el agua ha inundado las partes más cercanas al cauce del río y unas 500 hectáreas de campos de labranza y huertas, fundamentalmente con cultivos de guisantes, cereales y alfalfa situados en la margen izquierda del río, además de las choperas.

Para el alcalde, esta situación se reproduce cada vez que hay una avenida de estas proporciones, porque el municipio, el primero de la provincia de Zaragoza al que llega el Ebro desde Navarra, se encuentra en la parte más baja.

Aguas abajo, en la localidad de Boquiñeni se espera que la crecida del río no provoque consecuencias importantes, según ha indicado a Efe su alcalde, Juan Manuel Sanz, quien ha señalado que esperan la cresta de la avenida para las 16:00 horas, sin que se prevean daños de consideración.

Esta crecida afectará al recinto de la Expo Internacional de Zaragoza, que se construye en el meandro de Ranillas, aunque Roque Gistau, presidente de Expoagua, la sociedad pública responsable de la muestra, ha señalado hoy que no tendrá consecuencias "ni a los plazos, ni a las obras".

El aumento del nivel de las aguas corresponde a una crecida "menor y prevista", que no superará los tres o cuatro días de duración, y que incidirá, ha manifestado, de forma poco significativa en las obras de la muestra internacional, que se abre al público el 14 de junio próximo.

Las obras están concebidas desde un principio con la idea de que una parte del meandro "sea inundable", por lo que no es "una sorpresa para nosotros", y aunque "es verdad que nos está paralizando algunas partes de la obra como el anfiteatro o las plazas temáticas, no afecta en absoluto ni a las obras en su conjunto ni a los plazos".