Público
Público

El PSOE aprueba las listas del 22-M con el enigma de la sucesión de Zapatero

EFE

El PSOE aprobará mañana, en un Comité Federal extraordinario, sus listas para las elecciones autonómicas y municipales del 22 de mayo con la rémora de las adversas encuestas y la incertidumbre de si su líder y presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, se presentará a la reelección o no.

La Comisión Federal de Listas está revisando esta semana las candidaturas para las trece comunidades que celebran elecciones en mayo, las dos ciudades autónomas, las capitales de provincia, los municipios de más de 50.000 habitantes, las juntas generales vascas, los cabildos y los consells insulars.

No se prevé que haya problemas de alcance para que prosperen todas ellas, ya que el 99 por ciento tiene el aval necesario de los órganos pertinentes del partido, según han asegurado a EFE fuentes del PSOE.

Eso incluye candidaturas polémicas como las de Melilla o Plasencia, cuyos "números uno" están imputados en sendas causas judiciales, o Benidorm, liderada por un tránsfuga.

Pero en Ferraz esperan que el Comité Federal de mañana, que también tiene que aprobar el presupuesto del partido para este año, discurra sin contratiempos.

Es más, algunos de los miembros del máximo órgano del partido entre congresos han confirmado a Efe que la dirección federal les ha pedido que no se alarguen mañana en sus intervenciones y que se centren en las listas, porque habrá un Comité Federal ordinario dentro de unas semanas.

Aunque en principio se anunció que ni siquiera habría una intervención inicial de Zapatero, al final sí hablará, pero desde Ferraz se rechaza que vaya a hacer ningún anuncio sobre su futuro.

Y es que esta cita llega en medio de la polémica, soterrada en las filas del PSOE pero pública en los medios de comunicación, sobre si Zapatero debería comunicar cuanto antes o no si volverá a ser el candidato socialista en las próximas generales.

Desde la dirección federal se viene dando instrucciones para que el partido soslaye el tema, atendiendo a las continuas indicaciones del propio Zapatero, que no quiere que el PSOE se distraiga de los objetivos de su horizonte inmediato: seguir trabajando para superar la crisis económica y ganar las elecciones del 22 de mayo.

Unas comicios que, a tenor de las encuestas que se han publicado en los últimos tiempos, se presentan complicadas para los socialistas, que podrían perder algunos de los territorios en los que gobiernan, incluidos algunos de sus feudos tradicionales, como Castilla-La Mancha.

No obstante, en el PSOE insisten en no dar nada por perdido, están seguros de que "hay partido" y confían en dar la vuelta a los sondeos.

Las encuestas internas que maneja Ferraz apuntan a que los socialistas podrían mantener todas las autonomías en las que ahora gobiernan, ya sea en solitario o en coalición con otras fuerzas, e incluso desalojar al PP de algunos lugares, como la codiciada Comunidad de Madrid.

Más noticias de Política y Sociedad