Público
Público

La quita de las preferentes permite tener beneficios a la nacionalizada CatalunyaBanc

El canje de estos títulos le reportan a la entidad un resultado positivo de 523,45 millones de euros. El banco comunica a los sindicatos que planea un ERE para 2.250 empleados, con el cierre de 450 oficinas

AGENCIAS

El canje de preferentes y deuda subordinada, con las correspondientes quitas que han tenido que asumir los titulares de estos productos, ha reportado a Catalunya Banc un resultado positivo de 523,45 millones de euros, lo que le ha permitido mejorar su resultado hasta junio y ganar 183 millones.

En concreto, la recompra anticipada de las emisiones de preferentes y deuda subordinada le ha comportado unas ganancias de 455 millones de euros, mientras que la cancelación de las coberturas de los pasivos subordinados le ha generado un resultado positivo de 68,45 millones, según consta en el informe de gestión del primer semestre de este año remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). En total, estas operaciones financieras le han reportado 523,45 millones, lo que supone prácticamente todo el resultado de operaciones financieras (ROF) declarado en la cuenta de pérdidas y ganancias consolidada del primer semestre, que se sitúa en 536,3 millones, un 276,6 % más que en el mismo período de 2012.

Según Catalunya Banc, este ROF le permite mantener en el nivel más alto posible las dotaciones genéricas, no aplicadas a operaciones concretas, con un volumen de 320 millones de euros.

Fuentes de la entidad aseguran que, sin tener en cuenta este notable incremento del resultado de operaciones financieras, derivado de la operación de canje de las preferentes, el banco hubiera logrado también beneficios.

Catalunya Banc, que ha recibido más de 12.000 millones de euros en ayudas públicas y está controlada por el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) , perdió en el primer semestre de 2012 unos 1.444 millones de euros, por las elevadas dotaciones efectuadas para cubrir su exposición al sector inmobiliario. Entre enero y junio de este año ha logrado un resultado positivo de 183 millones de euros.

De otro lado,  la entidad nacionalizada ha cifrado en 2.250 despidos y el cierre de 450 oficinas el ajuste que prevé llevar a cabo en toda España para cumplir con las exigencias de reestructuración de Bruselas. La entidad ha entregado este jueves a los sindicatos un documento de más de 400 páginas en el que justifica la necesidad de llevar a cabo este recorte.

En concreto, según han explicado fuentes conocedoras del mismo, dicho documento establece que el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) afectará a unos 2.250 trabajadores de toda España, lo que supone aproximadamente un 35% de la plantilla, formada por unas 6.500 personas. Catalunya Banc prevé cerrar asimismo unas 450 oficinas, lo que supone buena parte de las 1.100 que tiene en toda España. De éstas, unas 140 corresponden a Cataluña, mientras que el resto, unas 300, están ubicadas en otras comunidades.

Representantes de Catalunya Banc y de los sindicatos constituyeron ayer la mesa negociadora del ERE, aunque hasta finales de agosto no está prevista ninguna otra reunión. El banco es partidario de agilizar el proceso de negociación y fijar un plazo de consultas exprés, mientras que los sindicatos defienden que este período no sea inferior a los dos meses y medio, como ocurrió en el proceso de reestructuración de Unnim tras su venta a BBVA. La voluntad del FROB es que el ERE esté cerrado en septiembre, con el fin de que la subasta de la entidad se pueda llevar a cabo en el mes de octubre, aunque los sindicatos ya han advertido de que será prácticamente imposible cumplir con este calendario.

Más noticias