Público
Público

Rafael Álvarez confiesa que no se cansa "de estar solo en escena porque me lo paso mejor"

EFE

El actor Rafael Álvarez "El Brujo" ha afirmado hoy en Santander que no se cansa de estar solo en escena, porque así trabaja a su manera y se lo pasa mejor, y ha abogado por "relativizar" y permanecer "distante" de los "vaivenes" del mundo teatral en lugar de creer que "todo gira alrededor de uno".

En un encuentro con los medios de comunicación, el artista, que lleva mucho tiempo desarrollando el género del monólogo, ha comentado que su presencia en solitario sobre el escenario parte de una serie de espectáculos que llevó a cabo así y que dio lugar "a una corriente" que continúa hoy.

"No hay ningún problema por mi parte. Estoy mejor solo, me lo paso mejor y lo hago a mi manera", ha dicho este artista cordobés, que ha bromeado acerca de su situación "un poco marginada" dentro del gremio teatral, ya que no le dan "mucho cuartelillo en las fiestas".

"Siempre te invitan a ver si tú les llamas, para estar en el cotarro. Yo no voy a los Premios Max, pero tengo ya edad y he ido a premios y fiestas, y ahora para estar más tranquilo estoy mejor", ha apostillado Rafael Álvarez, que esta tarde presenta en el Teatro CASYC "San Francisco, Juglar de Dios".

Este actor ha rechazado caer en la tentación de "pensar que por estar en el espectáculo, en el cine o en el teatro, todo el mundo gira alrededor de ti".

"Cuando pasan los años te das cuenta de que eso no es así, y que hay gente que no sabe ni quién soy yo", ha advertido "El Brujo", que ha aconsejado "relativizar" y "estar más distante de los vaivenes".

A su modo de ver, la calidad en el teatro ha mejorado mucho porque cada vez hay más montajes procedentes "de todo el mundo" y el público está más al corriente de las representaciones a nivel internacional. "El teatro es menos casposo y el público sale más", ha resumido.

Este intérprete, que ha llevado al escenario "El Quijote" y "El Lazarillo de Tormes", ha lamentado que en España el teatro clásico "es muy desconocido", pese a que el público lo respeta "y tiene hambre de conocer esos textos".

"La gente aquí tiene necesidad y deseo de ver los clásicos, pero tiene también miedo de que sean aburridos", ha señalado "El Brujo", que ha abogado por mostrar al público esas representaciones basadas en textos clásicos "de una forma relajada" y "ágil".

Sobre "San Francisco, Juglar de Dios", ha indicado que es uno de los espectáculos "más bellos", dado que aúna la "carga satírica" de Darío Fo y "un toque de lirismo y admiración" por la figura del santo italiano que, a sus ojos, resulta "muy aleccionadora".

En este sentido, Rafael Álvarez ha recordado que San Francisco representa "una figura popular", unida a muchas leyendas campesinas y folclóricas, que "fueron recreadas por los juglares de la Edad Media".

El texto de Darío Fo se nutre de esa tradición y de esos cuentos para, en función de su contenido, desarrollar un espectáculo "franciscano" y exento de crítica hacia la Iglesia, aunque sí "tiene humor" y es "irónico", ha explicado el intérprete.

"Hay mucha admiración hacia el ideal franciscano de la pobreza, y hacia todo lo que representa San Francisco de Asís, que era un gran juglar", ha aseverado Rafael Álvarez, que ha incidido en que el montaje "no ofende ninguna sensibilidad religiosa".

El artista ha elogiado la obra, de la que ha asegurado que está "enamorado" y que interpreta "con gran placer".

"Este espectáculo alegra mucho el corazón de la gente, el público sale muy renovado de la función, y energéticamente bien", ha subrayado "El Brujo", que ha insistido en que este texto tiene "un toque místico".

Más noticias de Política y Sociedad