Público
Público

Raimi, serie B y terror hipotecario

El director de la trilogía de Spiderman defiende un peculiar cuento moral

GONZALO DE PEDRO

"Esta es una historia basada en hechos reales", decían entre risas Sam Raimi y su hermano y guionista, Ivan Raimi, al presentar en el Festival de Cannes y fuera de concurso su nueva película, Drag me to hell. ¿Y cuál es esa historia basada en hechos reales? La de una empleada de banca que, actuando en contra de su conciencia y buscando un ascenso en el trabajo, deniega una ampliación de hipoteca a una anciana en apuros económicos.

¿Sam Raimi, director de la trilogía de Spiderman, en un documental sobre las víctimas de la crisis económica? Ni mucho menos: la anciana, enfurecida, ataca a la joven y tras una hilarante secuencia de terror, asco y acción, le lanza una maldición que le hará la vida imposible. "Es una coincidencia que nuestra película trate de una empleada de banca. Teníamos pensada la historia antes de que se desatara la crisis mundial. No nos interesa tanto el asunto económico como la historia de una persona buena que toma una decisión equivocada en un determinado momento y tiene que pagar por ello. Es un cuento moral", afirmó el director.

Drag me to hell supone el regreso de Raimi al terror de serie B, género que le dio a conocer, precisamente en Cannes, en 1981, cuando tuvo que mostrar aquí su segunda película, Evil Dead, en el mercado del festival, ante el rechazo constante de las distribuidoras norteamericanas: "Cannes es como volver a casa, porque aquí es donde conseguí que se reconociera mi trabajo".

Tras la trilogía de Spiderman, que le sacó del mundo de la serie B presupuestos reducidos, humor negro y abundante sangre y otros fluidos para meterlo en el negocio de las superproducciones, Drag me to hell podría parecer sólo un paso atrás: "Quería volver a los orígenes, hacer una película con equipo pequeño, íntima". Sin embargo, es el arriesgado intento de Raimi de conciliar sus dos personalidades, la del efectivo director de taquillazos y la del cineasta de terror de serie B con sentido del humor y prestigio de auteur.

 

Más noticias de Política y Sociedad