Público
Público

Rajoy asegura que "lo malo" del debate fue Irak aunque dice que no le "quita un voto"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, Mariano Rajoy, ha prometido hoy que si gana las elecciones pondrá en marcha el Plan Galicia "paralizado" por el PSOE, en un día en el que ha reconocido que "lo malo" del debate de ayer fue Irak y que debió dedicarle menos tiempo, pero que no le "quita un voto".

Un día después del segundo cara a cara que le enfrentó a José Luis Rodríguez Zapatero, Rajoy se ha desplazado hoy a su tierra gallega para ofrecer una declaración sin preguntas, participar en un almuerzo mitin en Orense y en un acto público por la tarde en Vigo.

Después de que el PP lo declarara vencedor del segundo cara a cara y de afirmar que su imagen salió "reforzada", Rajoy ha hablado para asegurar que le salió "mejor" este que el primero celebrado hace una semana, aunque ha reconocido que "probablemente" no debería haber debatido tanto tiempo sobre la guerra de Irak.

"Lo de Irak fue lo malo, pero no me quita un voto", ha destacado el candidato del PP a la Presidencia del Gobierno, quien ha insistido en que el tema de Irak "está amortizado".

Ha señalado que ese tiempo lo podría haber dedicado a la lucha contra ETA y a exigirle a Zapatero que pidiera "disculpas por las mentiras" a las ha sometido al Congreso y a los españoles.

Además, Rajoy ha dicho que la comparación que hizo Zapatero en relación a los muertos por el terrorismo entre la última legislatura del PP y la actual del PSOE le pareció una "majadería miserable".

El presidente del PP ha vuelto a hacer un guiño a la izquierda. "En mi proyecto cabe gente que ha votado a la izquierda", ha señalado, antes de agregar que "mucha gente que dio su apoyo al PSOE ahora se lo va a negar", por lo que ha pedido a los simpatizantes en Vigo que expliquen que el PP tiene un "proyecto abierto a todos, que cuenta con todos los españoles y que mira al futuro".

Rajoy se ha referido también a la economía para afirmar que esta será una prioridad básica de su Gobierno para la próxima legislatura, después de cuatro años en los que se han dedicado a "discutir de naciones, del pasado, de la historia y a negociar con organizaciones terroristas".

Tras asegurar que hoy las familias españolas "viven peor" que hace cuatro años, ha dicho que hoy "las páginas de economía de los periódicos se han convertido en las páginas de sucesos".

Así, ha citado que en los dos primeros meses de 2008 un total de 185.000 españoles (entre ellos 106.000 mujeres) perdieron su puesto de trabajo, los precios han subido un 4,4 por ciento en febrero (un 35 por ciento más que la subida de la Unión Europea), que 35.000 empresas desde junio se han dado de baja en la Seguridad Social y que las ventas de automóviles han bajado un 13 por ciento.

Tras afirmar que el Partido Popular dejó España cuando en el mundo se hablaba del "milagro económico español", ha apostillado: "Quien no ha sido capaz de gobernar en época de bonanza no está capacitado para abordar la economía en los tiempos de incertidumbre y de crisis que se avecinan".

Rajoy también ha criticado la ausencia de programa del PSOE para las próximas elecciones, y ha asegurado que detrás de Zapatero "no hay ni una idea, ni una ceja, no hay nada".

"Quien no tiene balance, principios, convicciones y una idea clara de lo que es España, no puede ofrecer nada de cara al futuro. Sólo tiene una alternativa: vóteme a mí para que no gane el otro", ha agregado.

En su tierra natal, ha anunciado que si el domingo gana las elecciones la primera instrucción que dará a Fomento será poner en marcha el Plan Galicia "paralizado" y "metido en un cajón" por el PSOE, tras una legislatura en la que este Ministerio ha sido un "sainete" y un "pseudoesperpento valleinclanesco".

Además, Rajoy ha garantizado que habrá AVE "y de primera" entre todas las provincias españolas, incluidas las ciudades gallegas, y que el PP hará un "gran esfuerzo" en materia de autovías y autopistas construyendo 15.000 kilómetros que circunvalen toda España sin pasar por el centro.