Público
Público

Rajoy insiste en que se escuchó de forma ilegal a Federico Trillo

El dirigente conservador mantiene sus acusaciones sin pruebas

M. J. G.

El presidente del PP, Mariano Rajoy, que había evitado hablar durante los últimos días de escuchas ilegales y prefería centrarse en las filtraciones de los sumarios secretos y en la supuesta persecución institucional a políticos de su partido, se aferró ayer a una conversación de Federico Trillo con Juan Montero, abogado del PP, para denunciar que los 'pinchazos' existían.

En una entrevista en la Cope, el jefe de la oposición, lejos de aparcar el tema, puso de ejemplo 'el famoso caso del señor Trillo, al que se le acusó en una cadena de radio durante tres días de estar hablando con un magistrado que se llamaba Montero, cuando lo que hacía era hablar con nuestro abogado'.

El PP se apoya en una información de la Ser que se refería a las supuestas presiones de los conservadores a los magistrados encargados de la causa de Francisco Camps. Pero la cadena de radio en ningún momento difundió grabación alguna. Tampoco existen pruebas de los otros dos ejemplos de escuchas que ha denunciado al PP: una conversación del presidente de la Generalitat valenciana con un mando policial y otra de la de la secretaria general, María Dolores de Cospedal, con su homólogo en el PP de Madrid, Francisco Granados.

Rajoy aprovechó la entrevista para afirmar que a Camps 'no se le había pasado por la imaginación' adelantar las elecciones. También comentó que si Zapatero le llamaba a Moncloa, él acudiría, pero que sólo le apoyaría para salir de la crisis 'si rectifica, como hizo en la lucha contra ETA'. Rajoy, que en el Comité Ejecutivo proclamó que no había ningún militante del PP condenado desde el 2004, prefirió no recordar ayer que hay más de 40.

 

Más noticias