Público
Público

Rajoy se moja en Murcia a favor del trasvase y desaira a Cospedal

Su número dos ha mostrado su apoyo a una manifestación a favor del Tajo el día 20

MARÍA JESÚS GÜEMES

En la recta final de la campaña a las elecciones europeas, Mariano Rajoy se pasó ayer por Murcia. Todos le aguardaban pendientes de ver si se "mojaba" por una vez con el tema del agua. Desde primera hora, en una comida en Lorca, Rajoy había dejado claro que su partido "no iba a aceptar ninguna caducidad, ni en 2015, ni en ningún año". Se refería a la cláusula del Estatuto de Castilla-La Mancha que fija el fin del trasvase en 2015 y que el PP inicialmente apoyó. Ahora la reforma se tramita en el Congreso y PP y PSOE se afanan por pulirla para evitar guerras internas. Por la noche, y ya en el mitin central de Murcia, Rajoy lo volvió a repetir para satisfacción de su público. "¡Aquí no aceptamos ni caducidadesde trasvase ni nada!", gritó revolucionando al auditorio.

Rajoy aprovechó también la ocasión para recriminar a Zapatero que hubiese ido hasta Murcia y no hubiese dicho "ni una sola palabra" del agua pero, en el fondo, comentó que era lo lógico porque el Gobierno había "liquidado" el Plan Hidrológico Nacional y no había hecho "nada, de nada, de nada". Destacó, además, que con ello no sólo había dejado sin resolver "problemas" en Murcia sino también en Almería, Catalunya, Castilla-La Mancha o Aragón. Por eso le retó a tener "el cuajo" de llevar el asunto al Parlamento para que se tomara una decisión por "soberanía popular".

Con estas palabras, Rajoy dejó en evidencia a la secretaria general del PP y presidenta del partido en Castilla-La Mancha, María Dolores de Cospedal. Ayer, entre los militantes, se recordaba que el próximo día 20 hay una manifestación en Talavera en defensa del Tajo y el Alberche y que la número dos del partido había dicho que no iba a acudir pero que el acto contaba con su respaldo. Ese apoyo encendía los ánimos de más de uno. Hay heridas que no se cierran.

Cospedal está en el punto de mira en esta región porque fue ella quien dio el visto bueno a que en el Estatuto figurara esa cláusula que tanta polémica ha sembrado. En el Congreso aseguran que están cerca de alcanzar un acuerdo final que pueda ser sellado por todas las partes, eliminando toda alusión a la extinción y desplazando cualquier referencia al trasvase al preámbulo de la ley.

Más noticias de Política y Sociedad