Público
Público

Rajoy: "Quienes piden elecciones anticipadas muestran el gran deseo de cambio"

El líder del PP considera que "refleja un estado de ánimo de mucha gente"

PÚBLICO.ES / AGENCIAS

Tras el intenso verano planteado por el PP a cuenta de las acusaciones sin pruebas de espionaje, escuchas ilegales y el "acoso de las instituciones del Estado" a sus dirigentes, los conservadores han decidido abrir un nuevo frente contra el Ejecutivo: la petición de elecciones anticipadas.

Así, el líder del PP, Mariano Rajoy, ha aprovechado la petición de adelantar los comicios lanzada ayer por el presidente de la Confederación Española de Cajas de Ahorros de España (CECA), Juan Ramón Quintás —secundadas por el ex presidente José María Aznar desde Argentina—, para subirse a este carro y adoptarlo como nuevo grito de guerra. 

"Ahora ya hay voces de gran importancia que reclaman que en España haya elecciones anticipadas, algo que refleja un estado de ánimo de mucha gente", ha argumentado Rajoy, quien hace pocos días ya mostró su interés por reducir su teoría de la persecución a la más absoluta nada.

"No quiero convertir esto en el eje del debate político", afirmó el pasado 2 de septiembre Rajoy, tras haber explotado el asunto durante todo el verano.

"Hay un gran deseo de cambio en la sociedad española para salir de la crisis", se ha justificado Rajoy, quien ha advertido de que la "única" política social que se debe aplicar en España es un cambio en la política económica.

"Zapatero no se debe empecinar en el error"

El líder del PP ha reiterado que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que "no se debe empecinar en el error", porque "no pasa nada" por corregir.

Para propiciar este cambio, el presidente del PP le ha recomendado "rectificaciones en las formas", ya que "hay que escuchar" a la oposición, a los organismos internacionales y a quienes, desde la UE y desde "su propio partido", le recomiendan "hacer las cosas de forma diferente".

Ha pedido a Zapatero "sosiego y tranquilidad" y que "haga las cosas después de pensarlas y escuchar a la gente", pues servirá para "poner fin a las improvisaciones" y a las rectificaciones.

En cuanto a los cambios en el fondo, Rajoy ha considerado que lo más urgente es "decir la verdad a la gente y tener un diagnótico correcto" de la situación, mientras que ha situado en segundo lugar controlar el gasto público, en vez de proponer una subida del 15% de este capítulo en los Presupuestos Generales del Estado, que tendrá como consecuencia "hipotecar el futuro".

La reestructuración del sistema bancario, una bajada de impuestos y ayudar a los emprendedores son otros de los cambios de fondo que, según Rajoy, debería aplicar el Gobierno central para cambiar la política económica.

Rajoy se ha opuesto a la subida de impuestos propuesta por el Ejecutivo para recabar 15.000 millones de euros más y ha recordado que el presidente del Gobierno "en el debate de investidura dijo que no subiría los impuestos y lo repitió en julio de este año".

"Subir los impuestos que gravan a los ahorradores sería un gravísimo error"

En su opinión, subir los impuestos que gravan a los ahorradores sería un "gravísimo error", mientras que un incremento del IVA sería "igual para todos", de forma que se verían más afectadas las clases medias y los trabajadores, por lo que ha considerado que la política social anunciada por Rodríguez Zapatero es "una gran mentira".

No obstante, Rajoy se ha mostrado confiado en que España "puede salir de la crisis" al mismo ritmo que el resto de países europeos.

Más noticias de Política y Sociedad