Público
Público

Recurren la decisión que anuló un matrimonio en Francia porque la novia no era virgen

EFE

La polémica decisión del tribunal de Lille (norte de Francia) de anular el matrimonio de una pareja de franceses musulmanes porque la novia había mentido sobre su virginidad fue recurrida hoy, mientras la ministra de Justicia, Rachida Dati, contraatacó a las críticas a su posición en el tema.

La Fiscalía de Lille apeló contra el fallo judicial, tal como Dati había pedido la víspera, en un vuelco de posición.

El pasado viernes, cuando arreciaba la polémica sobre la anulación, Dati dijo que ese procedimiento es "también un medio de proteger a una persona que quizás desea" salir del mismo y opinó que la joven de Lille "deseaba, sin duda, separarse rápidamente".

Ese posicionamiento le valió muchas críticas a la primera ministra de Justicia francesa de ascendencia magrebí, que, en su autobiografía, ha contado que hizo anular su propio matrimonio, un matrimonio contraído sin quererlo, para complacer a su familia.

Hoy, a preguntas de una socialista en la sesión de control al Gobierno en la cámara de los diputados, Dati contraatacó.

"No he oído una sola palabra en vuestro grupo para esa mujer joven que esperaba una decisión de la justicia (...) Lo repito. Esta decisión ha protegido a esta joven", lanzó Dati a los socialistas.

Les acusó a los socialistas de haber "abandonado" a las jóvenes de los barrios conflictivos antes de sentenciar: "vuestra política de integración fue un fracaso".

Entre los abucheos, Dati personalizó el asunto: "yo escapé al fracaso de vuestra política. Es lo que os molesta", lanzó a la oposición de izquierdas.

La ministra recordó, por otra parte, que los dos esposos de Lille habían dado su consentimiento para la anulación de su matrimonio, contraído en julio de 2006 y anulado el pasado 1 de abril.

Tras señalar que ella misma ha pedido que se recurra el fallo para que no haya "ambigüedad en la aplicación de la ley", dijo que "está excluido admitir que el procedimiento de anulación sea utilizado por el único motivo de la no virginidad".

La oposición socialista ha advertido de que, si la decisión judicial no es invalidada en apelación, pedirá un cambio de las leyes para evitar una repetición en el futuro.

Pero la mujer joven de Lille ha hecho saber, a través de su abogado, que no deseaba que se recurriera el fallo judicial porque quiere reconstruir su vida.

Recordó a través de su letrado que ella misma dio su consentimiento para la anulación del matrimonio, no pidió que el caso se mediatizara y rehúsa ser una "víctima del sistema político".

Asociaciones de derechos humanos y personalidades políticas de izquierda y derecha han denunciado el fallo judicial de Lille como "discriminatorio" -no se puede probar que un hombre ha mentido sobre su virginidad- y una regresión "inaceptable" de los derechos de la mujer.

Más noticias de Política y Sociedad