Público
Público

Una red de amiguismo e intereses entrelazados

La relación entre gobiernos y banqueros, bajo sospecha

P. BLÁZQUEZ

"Mientras los abogados de Goldman Sachs estaban negociando con la SEC para frenar la denuncia, el consejero delegado del banco de inversión visitó al menos cuatro veces la Casa Blanca", según ha revelado la prensa estadounidense. Lo que nadie ha publicado fue lo que se trató en esas visitas, pero quienes conocen la historia financiera de EEUU no tienen dudas: se trataba de un nuevo episodio de presión de los chicos de oro (Goldman).

Ante la sorpresa de todos, en esta ocasión la influencia del banco de inversión en elestablishment norteamericano no ha dado frutos y la SEC terminó abriéndoles expediente, al tiempo que su presidenta, Mary Shapiro, enarbolaba su "independencia frente a la banca e incluso frente a la Casa Blanca" .

La intensa relación entre la banca de inversión y las autoridades estadounidenses no es nueva; se fraguó ya en el origen de estos colosos financieros a finales del siglo XXI. Desde entonces, la historia de la banca de inversión norteamericana es la de un entramado de viajes de ida y vuelta de las cúpulas empresariales a los altos cargos políticos y viceversa.

"Goldman siempre ha colocado a su gente en puestos clave: secretarios del Tesoro e incluso en los equipos que colaboraron con los últimos rescates bancarios tanto de Bush como de Obama", asegura Juan Laborda, profesor del Instituto de Estudios Bursátiles.

Una práctica que también tuvo su versión en la era Clinton. En 1999, el anterior presidente demócrata abolió la separación obligatoria entre banca comercial y banca de inversión (la que ahora se quiere recuperar) que se había instaurado en EEUU tras la Gran Depresión. El cambio se fraguó tras una dura presión de los ejecutivos de Citicorp en los pasillos del Congreso.

El banco buscaba legalizar su fusión con la aseguradora Travelers Group para formar Citigroup. Casualmente, el texto legislativo se aprobó después de que Robert Rubin, ex empleado de Goldman, abandonara su cargo como secretario del Tesoro de Clinton y pasara a trabajar para Citigroup.

Más noticias de Política y Sociedad