Público
Público

Una reforma plagada de matices

Nuevas fórmulas en la reforma

PÚBLICO

Nuevas fórmulas en la reforma.

01. Edad de jubilación

La propuesta que están negociando los agentes sociales con el Ejecutivo trata de dar el peso a la vida laboral frente a la edad biológica. Así, tendrá más importancia el número de años que se haya cotizado que la "edad legal" a la hora de retirarse. Aunque son estas cifras las que están en el aire, con toda probabilidad se exigirán entre 38 o 39 años cotizados para poder retirarse a los 65 sin que haya una penalización para el trabajador.

02. Nuevos parámetros de edad

Con todo, las demás magnitudes del sistema aumentarán en al menos dos años para dar más coherencia al nuevo modelo. Así, las prejubilaciones sólo se autorizarán a partir de los 54 años y la jubilación anticipada se podrá solicitar a partir de los 63 años.

03. Jubilación anticipada

Al dar más peso en la reforma a la vida laboral frente a la edad de jubilación, los sindicatos quieren que también mengüe la penalización a la que se somete a quienes se jubilan de forma anticipada pero tienen largas carreras de cotización. Por eso, han pedido que, si ha cotizado más de 40 años, se reduzca la penalización (actualmente del 6%) aunque aún no está claro cuál será la cifra final. Con todo, el nuevo sistema hará que quienes tienen más de 41 años cotizados opten de forma más libre a jubilarse entre los 63 y los 67 años.

04. Plazos

La reforma actual no se aplicará, en ningún caso, hasta 2013 pero, originalmente, el Ejecutivo tenía previsto que estuviera a pleno rendimiento para 2027. Los plazos podrían dilatarse para lograr un ritmo más similar al de Alemania, en el que la subida de la edad legal de jubilación a 67 años se hará en 18 años, frente a los 14 que proponía originalmente el Ejecutivo español.

05. Excepciones

El Gobierno ha insistido en la flexibilidad que caracterizará a la reforma y que se conjugará tanto porque el peso de la vida laboral determine la edad de jubilación, como porque numerosos grupos se pueden ver excluidos de tener que alargar su carrera de cotización. El Ejecutivo va a trabajar con los agentes sociales en desarrollar un criterio claro para decidir qué profesiones pueden ser consideradas tóxicas, penosas, insanas o insalubres, y facilitar su acceso a la jubilación anticipada.

06. Incentivos y penalizaciones

La otra parte de la flexibilidad consistirá en hacer más voluntaria la jubilación a partir de los 63 años, jugando con un esquema de incentivos y de penalizaciones a los que se ligará la vida laboral y la edad biológica. Se trata de que el trabajador eche sus cuentas y se anime a continuar trabajando para asegurarse una pensión más cuantiosa. Además, se podrá compatibilizar el cobro de una pensión con un trabajo para complementar la prestación.

07. Mujer

Con todo, el nuevo sistema que primará las carreras de cotización largas puede tener a priori una víctima: la mujer, que tiende a pedir periodos de excedencia para cuidar a los hijos o a los mayores dependientes. Los sindicatos han exigido que se reconozcan las excedencias por cuidado de familiar como cotizadas. En principio, parece que serán dos años por hijo, aunque el sistema alemán contempla hasta tres años.

08. Jóvenes y mayores

Los otros dos colectivos perjudicados por la exigencia de largas carreras de cotización son los jóvenes, que cada vez se incorporan más tarde al puesto de trabajo, y los mayores de 55 años que tienen graves dificultades en encontrar otro puesto de trabajo en caso de ser despedidos. Por eso, la reforma vendrá acompañada de un plan de choque en ambos colectivos para tratar de mejorar su empleabilidad. En el caso de los jóvenes, además del fomento de los contratos parciales, se reconocerán como cotizadas las becas. Para los mayores, se premiará a las empresas que conserven plantillas maduras y se bonificará sus cuotas. Ahora mismo son gratuitas a partir de los 65 años.

09. Periodo de cómputo

Tal y como recomienda el Pacto de Toledo, se ampliará el periodo cotizado que se toma para calcular la prestación. Actualmente son los últimos 15 años cotizados, pero la propuesta subirá con toda probabilidad a 20 años, aunque el Ejecutivo llegó a barajar subir hasta 25. Además, todos los años cotizados pasarán a valer lo mismo a efectos de calcular la prestación.

10. Viudedad y orfandad

El Pacto de Toledo recomendó al Ejecutivo que mejore la base reguladora para las pensiones de viudedad para mejorar su cuantía y mejorar su tratamiento fiscal. Además, aboga por unificar las pensiones de orfandad que se cobrarán en todos los casos hasta los 25 años.

11. Autónomos

Existe una preocupación por las mujeres que trabajan en el negocio familiar sin estar dadas de alta en la Seguridad Social. Se les podrá imputar una cotización reducida y se favorecerá que se cree para ellas planes privados de pensiones.

Más noticias de Política y Sociedad