Público
Público

Refugiados iraníes ven como una victoria la investigación española del ataque en Irak

EFE

Un portavoz de los refugiados iraníes en el campo de Ashraf en Irak calificó hoy de "victoria" la decisión de un juez español de investigar un ataque del Ejército iraquí, que dejó once muertos en julio del 2009.

El portavoz, que pidió el anonimato, dijo a Efe por teléfono que están felices porque esa resolución es "la voz de la justicia" que estaban esperando.

El juez de la Audiencia Nacional española Fernando Andreu se ha declarado competente para investigar el ataque del Ejército iraquí al campo de Ashraf, ya que Irak no le ha informado sobre qué autoridad está investigando esos hechos.

En un auto el magistrado admite a trámite la querella presentada por dos particulares contra el teniente general del Ejército iraquí Abdol Hossein Al Shemmari, al que acusan de once delitos de asesinato y 36 de detención ilegal, ya que hubo otros tantos secuestrados.

También se le inculpa de torturas y lesiones graves a unas quinientas personas que resultaron heridas en el ataque.

El portavoz señaló que todos los participantes en ese "crimen contra la humanidad" están denunciados y que ahora el Gobierno iraquí tendrá que aceptar la decisión de la Justicia española.

Asimismo, apuntó que temen represalias por parte del Ejecutivo de Bagdad que, según él, cumple la voluntad del régimen de Teherán.

También subrayó que en la actualidad la situación es inestable en el interior del campo, ya que llevan sitiados desde hace once meses por el Ejército iraquí, que, a su juicio, colabora con los servicios de Inteligencia iraníes, vinculados a las Brigadas al Quds de la Guardia Revolucionaria de Irán.

En ese sentido, denunció que cada día son "torturados psicológicamente" con amenazas lanzadas desde altavoces.

El portavoz pidió protección a EEUU y la continuación del despliegue en la zona de la misión de la ONU en Irak (UNAMI), así como el cumplimiento de la cuarta Convención de Ginebra, que proscribe la extradición y la repatriación forzosa de personas que pueden ser torturadas o ejecutadas.

El 28 de julio de 2009 el Ejército iraquí atacó el campo de refugiados, situado en la provincia nororiental de Diyala, en un asalto que se saldó con once iraníes muertos, 500 heridos y 36 detenidos.

El juez español se ha declarado competente para investigar esos hechos después de pedir a Irak que le informase de si estaba investigando o había investigado el ataque y considerar que la respuesta fue insatisfactoria.

Andreu ha citado para el próximo 8 de marzo a Al Shemmari, "en calidad de querellado", para lo que ha librado una comisión rogatoria a las autoridades iraquíes a fin de que comuniquen su resolución al militar, adelantó hoy el diario español El País.

En el campo Ashraf, situado a unos 80 kilómetros de la frontera con Irán, residen desde hace casi veinte años unos 3.500 militantes de un grupo de la oposición iraní, los Muyahidin Jalq (combatientes del pueblo), considerado terrorista por Teherán.

La gestión del campo estuvo a cargo de las fuerzas de EEUU desde la invasión de Irak en marzo del 2003 hasta el 2009, cuando pasó a manos iraquíes.

Más noticias de Política y Sociedad