Público
Público

Refugios con sabor literario

En Madrid hay cientos de opciones para celebrar el Día del Libro. Librerías, bibliotecas, cafés, calles y hasta un hotel rinden culto a las Letras.

ESPERANZA MORENO

Una tertulia en el Gijón, una merienda en un café-librería, un paseo por la Cuesta de Moyano o una improvisión poética en un club nocturno. En cientos de lugares de Madrid se puede disfrutar del placer de la lectura, de las letras y de la Literatura. Estos son algunas propuestas de espacios con solera y otros más nuevos que mantienen viva la tradición, interesantes opciones para pasar largo rato pegado a un buen libro.

Apenas bastaron unos meses para que el Café Gijón inaugurado en mayo de 1888, se convirtiera en el preferido por escritores e intelectuales, que se enzarzaban en tertulias y discusiones en torno a humeantes tazas. Por él se dejaban caer Pío Baroja, Galdós, Valle-Inclán... y otros autores mucho más actuales, como Umbral o Cela. Este café centenario es, sin duda, un referente cultural imprescindible en la ciudad, con su propio premio literario, símbolo de esa Edad de Oro del Café en Madrid, a la que pertenece el Comercial, abierto en 1898.

Otros dos imprescindibles son el Café Barbieri, en la plaza de Lavapiés, testigo mudo de la historia de Madrid y cuyos altos techos, terciopelos, grandes cristaleras y paredes desconchadas le otorgan un cierto aire bohemio y decrépito que hoy constituye su principal seña de identidad; y La Pecera del Círculo de Bellas Artes, del año 1926. Un lugar amplio, tranquilo, relajado, donde parece que el tiempo se detiene. Aquí se puede desayunar, merendar, tomar una comida ligera y, en verano, disfrutar de su terraza en la misma calle Alcalá junto a cualquier ‘estrella' del panorama cultural.

Y con historia también las librerías de Fuentetaja, Antonio Machado , la Casa del Libro , San Ginés o la Cuesta de Moyano, donde ir en busca de los tesoros bibliográficos que guardan los establecimientos con más solera de Madrid o de las novedades de la temporada. Íntimo y recogido es La Buena Vida , un coffe and book shop que dispone de una nutrida selección de libros, películas y música para saborear junto a una amplia carta de cafés e infusiones. Y temáticas las librerías Ocho y medio, sobre cine, y La Celestina, especializada en teatro.

En este paseo literario no deben faltar otros espacios nacidos con los nuevos tiempos que no se olvidan del espíritu que un día alumbró a las famosas tertulias literarias madrileñas. Por ellos desfilan esos escritores que ahora cuelgan sus obras en las redes sociales y en sus blogs, autoeditan y distribuyen sus creaciones y no se resignan a esperar la llamada de una editorial, los que salen a ‘vivir' esa otra noche madrileña de recitales, eventos literarios e improvisaciones poéticas en atrevidos locales como el Bukowski Club, que desde el barrio de Malasaña reivindica la poesía a través de jam sessions. O también Diablos Azules, que organiza sus sesiones en busca de poetas; la galería y librería Centro de Arte Moderno o La Piscifactoría, todo un laboratorio de creación. Una buena forma de descubrir el Madrid literario de este siglo XXI.


Turismo de Madrid

Más noticias de Política y Sociedad