Público
Público

Rehabilitación peniana tras cirugía próstata es levemente útil

Reuters

Por Anne Harding

Existen evidencias de que laaplicación de pequeñas dosis de fármacos contra la disfuncióneréctil inmediatamente después de la extirpación de la próstatapor cáncer permitiría proteger la salud peniana, al mantener lallegada de oxígeno al órgano.

Pero un nuevo estudio sobre esa estrategia, que comparó elsildenafil (Viagra) con el alprostadil (Muse, que se coloca porla uretra), no halló diferencias en la recuperación de lafunción eréctil.

"En este momento, realmente hay una gran cantidad de datosexperimentales que dicen que es bueno hacer algo durante elperíodo postquirúrgico, pero no sabemos qué", dijo el doctorAndrew R. McCullough, de la Escuela de Medicina de la New YorkUniversity.

"Pero si los hombres se sientan a esperar un funcionamientonormal, no se estarán haciendo un favor", explicó.

Aún a los dos meses, indicó, los hombres tendrán unachicamiento y deterioro del tejido muscular del pene si nohacen algún tipo de "rehabilitación peniana".

La cirugía "preservadora del nervio" para extirpar lapróstata se comenzó a usar en 1983, y se le atribuyó la cura dela disfunción eréctil después de la cirugía.

Pero eventualmente se demostró que apenas superaba alenfoque previo de preservación de la capacidad de tenererecciones, dijo McCullough a Reuters Health.

El especialista agregó que un estudio en 1999 demostró quelos hombres que se inyectaban en el pene alprostadil dos vecespor semana a partir del primer mes después de la cirugía erantres veces más propensos a tener erecciones.

Desde entonces, dijo McCullough, otros investigadoresprobaron en seres humanos y animales que el uso dealoprostadil, Viagra y fármacos similares, mejora laoxigenación del tejido peniano tras extirpar la próstata.

El equipo de McCullough indicó al azar a un grupo depacientes comenzar a usar Muse o tomar Viagra (50 miligramos)todas las noches durante nueve meses. Muse es una fórmula dealprostadil que se inserta en la uretra en lugar de inyectarlaen el pene.

A los nueve meses, los hombres dejaron de tomar losfármacos durante un mes, durante el que usaron seis dosis másaltas de Viagra (100 miligramos), y trataron de tenerrelaciones sexuales.

Los hombres de ambos grupos sintieron aumentos graduales ensu capacidad de tener erecciones y relaciones sexuales duranteel estudio, pero no hubo diferencias significativas entre losgrupos.

La tasa de éxito de las relaciones subió del 25 al 50 porciento, mientras que la función eréctil pasó de 10 (disfuncióneréctil grave) a 16 (disfunción moderada).

Aún se desconoce cuál es el mejor enfoque para ayudar a loshombres a mantener la función eréctil después de la cirugía depróstata, dijo McCullough. "Yo indico una combinación deestrategias", agregó, incluido un dispositivo de vacío paralograr la erección, las inyecciones penianas, Viagra y Muse.

El equipo comparará los resultados del Viagra con los deldispositivo de vacío para restablecer la función eréctilpostquirúrgica. Los resultados negativos no indican que larehabilitación temprana no sea efectiva, "sólo demuestra queaún tenemos mucho que aprender".

FUENTE: The Journal of Urology, online 19 de abril del2010.

Más noticias de Política y Sociedad