Público
Público

Reino Unido exige a Ahmadineyad la liberación de los empleados de la embajada en Irán

El ministro de Asuntos Exteriores calificó la detención de los empleados de "acoso inaceptable" y reclamó su inmediata liberación

PÚBLICO.ES / EFE

Las relaciones entre Reino Unido e Irán se vuelven más tensas cada día que pasa.

Después de la detención este domingo por parte de la Policía iraní de ocho empleados locales de la embajada británica en Teherán, el ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, David Miliband, calificó esta actuación de "acoso inaceptable" y reclamó su inmediata liberación.

El jefe de la diplomacia británica, que participa en una reunión de ministros de la OSCE en la isla griega de Corfú, indicó ante la prensa que los arrestos son una "forma inaceptable de intimidación y acoso" y exigió que sean liberados indemnes.

Por su parte, el ministro francés de Exteriores, Bernard Kouchner, criticó que algunos diplomáticos y agentes europeos "hayan sido amenazados y expulsados" y solicitó que los 27 socios de la Unión Europea reaccionen al respecto.

Según la agencia de noticias local Fars, que no ofrece más detalles, las citadas ocho personas "han desempeñado un papel importante" en la oleada de protestas y la violencia que ha sacudido Irán desde que se conocieran los resultados electorales, que la oposición ha denunciado como fraudulentos.

En la represión de las protestas han muerto al menos una veintena de personas -según cifras oficiales- y centenares han sido arrestadas o están en paradero desconocido.

El régimen iraní ha acusado a los países occidentales, y en espacial a Estados Unidos, el Reino Unido, Francia y Alemania, de espolear los disturbios y de tratar con ello de causar lo que denomina como una "revolución de terciopelo".

La semana pasada, el ministerio iraní de Asuntos Exteriores confirmó la expulsión de dos diplomáticos británicos a los que acusa interferir en los asuntos internos del país.

Mañana deberán abandonar Teherán el primer y el segundo secretario de la citada delegación.

En una decisión recíproca, el primer ministro británico, Gordon Brown, anunció la expulsión de Londres de dos diplomáticos iraníes.

Las siempre tensas relaciones entre ambos países se deterioraron en la última semana, después de que Irán acusara al Reino Unido de estar detrás de las protestas y disturbios pos electorales.

Más noticias de Política y Sociedad