Público
Público

Renfe dejará de operar líneas que no sean rentables

No seguirá con trayectos deficitarios que no subvencionen el Estado o las CCAA

S. R. ARENES

La operadora ferroviaria pública Renfe cambiará su modelo para evitar seguir generando números rojos. La empresa dejará de operar las líneas que no sean rentables y que no reciban una subvención del Estado o de las comunidades autónomas, siempre que así lo decida el Ministerio de Fomento, del que depende. Los servicios de AVE no se verán afectados, pero quizá sí las lanzaderas y los Avant.

"Sólo habrá líneas rentables o aquellas que financie alguna administración", señaló ayer el presidente de la compañía, Teófilo Serrano, al explicar el nuevo Plan Estratégico de la operadora 2010-2012.

Renfe hará un diagnóstico de rentabilidad, línea por línea, este año, y será el Ministerio de Fomento el que decida cuáles dejarán de ser obligaciones de servicio público, que entonces perderían la subvención. Las autonomías podrán dar esa ayuda, si tienen las competencias o si así lo acuerdan con Fomento. Ahora son de servicio público Cercanías y media distancia convencional y por vías de alta velocidad.

Este cambio viene impuesto, según explicó Serrano, por el reglamento europeo sobre el transporte por ferrocarril. Esta norma impedirá que ya este año Renfe siga percibiendo la ayuda del Estado para cubrir pérdidas globales.

Dentro de su Plan Estratégico, que ultima, Renfe busca ahorrar 70 millones este año y, también, que sus servicios de mercancías sean rentables.

Más noticias de Política y Sociedad