Público
Público

Reparten 250.000 bolsas para echar cáscaras de pipas al paso de las procesiones de Zamora

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Ayuntamiento de Zamora ha distribuido en un centenar de quioscos de la ciudad un total de 250.000 bolsas para depositar las cáscaras de pipas de girasol que es costumbre comer mientras se espera el paso de las procesiones de esta ciudad, cuya Semana Santa está declarada de interés turístico internacional.

Las bolsas, denominadas "pipeleras", se entregan estos días de forma gratuita a quienes compran pipas y otros frutos secos con cáscara como pistachos o cacahuetes, según han informado hoy a Efe fuentes municipales.

Con estas bolsas se evita que las cáscaras se tiren al suelo, lo que además de ensuciar la ciudad puede suponer un problema para los cofrades que desfilan descalzos en algunas procesiones.

La iniciativa se ha puesto en marcha por décimo año consecutivo durante la época de Semana Santa debido al éxito que tiene.

La "pipelera" es una bolsa de papel con doble compartimento: uno para depositar las pipas o frutos secos que se van a comer y otro para las cáscaras.

La idea se importó de Austria, aunque el modelo de bolsa utilizado en Zamora fue patentado hace años por el Ayuntamiento, que pese a ello ha permitido que sea utilizado gratuitamente en otras ciudades españolas en las que se ha copiado esta iniciativa.

De la aceptación de este invento da cuenta el hecho de que de las 100.000 "pipeleras" que se distribuyeron en la Semana Santa de 1999 se ha pasado a 250.000 este año.

En el primer año que se puso en marcha la iniciativa las cáscaras de pipas arrojadas a la vía pública, que otros años suponían más de 3.000 kilos, se redujeron en un 60%.