Público
Público

La Reserva Federal de EE.UU. mantiene las tasas de interés y el plan de estímulo monetario

EFE

La Reserva Federal de EE.UU. decidió hoy mantener sin cambios los tipos de interés -que se encuentran por debajo del 0,25% desde hace más de dos años- y seguir adelante con la compra de bonos del Tesoro para estimular el crecimiento, pese a que tiene indicios de que la economía del país está fortaleciéndose.

El Comité de Mercado Abierto de la Reserva Federal (Fed, banco central), que dirige la política monetaria de EE.UU., concluyó su primera reunión del año, que duró dos días, explicando en un comunicado que "la actividad económica ha seguido fortaleciéndose y el deterioro del mercado laboral se ha atenuado".

Pese a ello, los tipos de interés se mantendrán "por un periodo prolongado" por debajo del 0,25%, nivel en el que se encuentran desde hace más de dos años.

Asimismo, votaron por unanimidad continuar con el controvertido plan de adquisición de unos 600.000 millones de dólares en bonos del Tesoro, de los que ya se han invertido unos 200 millones.

En la reunión que concluyó hoy, el presidente del Banco de la Reserva Federal de Filadelfia, Charles Plosser, y el presidente del Banco de la Reserva Federal de Dallas, Richard Fisher, apoyaron el mantenimiento del estímulo, aunque en noviembre, cuando se inició el programa, se opusieron.

El respaldo pleno que obtuvo el presidente de la Reserva, Ben Bernanke, puede mejorar la eficacia del programa, que tiene como objeto inyectar dinero en el sistema de manera que se abarate el costo de los préstamos al tiempo que se estimulan los mercados financieros.

La compra de bonos de manera masiva hace que suban los precios de estos títulos y baje su rentabilidad, que se mueve de forma inversa. La rentabilidad de la deuda publica es el principal referente para fijar el coste de los prestamos bancarios, por lo que un descenso favorece a las familias y a las empresas que necesitan financiación.

El comunicado indicó que, aunque los precios globales de los alimentos y las materias primas han estado subiendo, la inflación subyacente -que excluye los alimentos y energía- sigue estando dentro de los márgenes que el banco central estadounidense considera aceptables.

"Aunque los precios de las materias primas han subido, las expectativas de inflación a largo plazo se han mantenido estables, y las medidas de la inflación subyacente han indicado una baja", señaló el comunicado.

Por otra parte, el comité notó algunos avances en el gasto de los consumidores, que en EE.UU. equivale a más de dos tercios de la actividad económica, y señaló que este gasto "se acentuó al final del año pasado".

La actividad económica, sin embargo, sigue constreñida por el elevado índice de desempleo (9,4%), el lento crecimiento de los ingresos hogareños y las dificultades para obtener crédito, agregó el comité.

Muchos empleadores "siguen renuentes a añadir empleados" y el sector de la vivienda "sigue deprimido", señaló.

En conjunto, las mejoras no lucen tan firmes como para que la Reserva Federal modifique su curso y, en ese sentido, los miembros del comité reiteraron que esperan que las tasas de interés de corto plazo se mantengan por debajo del 0,25%.

La mayoría de los analistas prevé que la economía de EE.UU., ayudada por los recortes de impuestos promulgados en diciembre pasado, se fortalezca este año.

Bernanke dijo recientemente que espera que el producto interior bruto (PIB) crezca este año entre un 3% y un 4%, después de un aumento de poco menos del 3% en 2010.

Aunque la expansión continúa, su ritmo no ha sido suficiente "para traer una mejoría significativa de las condiciones del mercado laboral", explicó el comunicado.

Durante la recesión que comenzó en diciembre de 2007, la economía de EE.UU. perdió más de 8 millones de puestos de trabajo y, si bien durante meses ha habido ganancias netas de empleos, la tasa de desempleo sigue en el 9,4 por ciento.

Más noticias de Política y Sociedad