Público
Público

La Reserva Federal de EE.UU. rebaja de forma brusca los intereses

EFE

La Reserva Federal bajó hoy la tasa de interés de referencia de Estados Unidos en medio punto porcentual, hasta el tres por ciento, lo que se añade a otras medidas monetarias bruscas para evitar una recesión.

Con ello, en poco más de una semana el precio del dinero ha caído en 1,25 puntos porcentuales, el tajo más profundo a los intereses en Estados Unidos desde 1982.

En su declaración de hoy, el Comité del Mercado Abierto dejó abierta además la posibilidad de nuevas rebajas, dependiendo del desempeño de la economía estadounidense en los próximos meses.

La Reserva Federal (Fed) aseveró que la bajada de las tasas debería promover un crecimiento económico "moderado" en Estados Unidos, pero alertó de que persiste el peligro de que sea menor que lo previsto.

El Comité dijo estar preparado para actuar "a su debido tiempo y como sea necesario para afrontar esos riesgos".

Aún así, sus palabras parecen dar por hecha una rebaja de intereses en su próxima reunión, a mediados de marzo. En su declaración del pasado 22 de enero había hablado de que el crecimiento afrontaba riesgos "apreciables", un adjetivo que eliminó hoy.

Los analistas en general esperaban la reducción de medio punto porcentual en los tipos, pero aún así los mercados reaccionaron al alza al conocer la decisión, que añadirá aceite a los engranajes económicos del país.

El dólar, por su parte, cayó con la puesta en circulación de más dinero.

La decisión de la Fed llegó el mismo día en que el Departamento de Comercio informó de que la economía de Estados Unidos creció tan sólo un 0,6 por ciento en el último trimestre del 2007, lo que ha avivado el temor de que el país caiga o ya esté en una recesión.

Los mercados esperaban un crecimiento de la economía de entre el uno y el 1,2 por ciento.

En vista de los malos datos del Producto Interior Bruto (PIB), los mercados de futuros apostaban hoy por bajadas adicionales de los intereses hasta entre el 2,25 y el 2,5 por ciento.

Todo dependerá de si continúan las tribulaciones en los mercados financieros y si la debilidad económica registrada a finales de 2007 se convierte en una recesión.

"La primera mitad de este año será muy difícil", pronosticó Mark Vitner, economista sénior de Wachovia, un banco nacional.

La Fed reconoció la gravedad de la situación en su comunicado, en el que afirmó que los mercados financieros "siguen bajo una presión considerable y el crédito se ha reducido para algunas empresas y hogares".

Además, señaló que los últimos datos apuntan a un "debilitamiento" del mercado laboral y un agravamiento de la crisis inmobiliaria.

En el tercer trimestre de 2007, la inversión en la vivienda se contrajo un 23,9 por ciento, la mayor caída en 26 años, según informó hoy el Departamento de Comercio.

El banco central también dijo prever que el alza de precios se moderará en los próximos trimestres, pero "será necesario continuar vigilando los datos de la inflación con cuidado".

Pese al minúsculo crecimiento económico, la inflación está por encima del margen de comodidad de la Reserva.

El índice subyacente de gastos de consumo personales, una medida a la que la Fed presta atención especial, subió un 2,7 por ciento en el cuarto trimestre, en términos anuales, frente al dos por ciento del período anterior.

No obstante, la Reserva Federal está enfocada casi con exclusividad en el peligro de una recesión, según los analistas.

"A medida que la actividad económica se ralentice, la inflación se reducirá. Es un factor que suele reaccionar con retraso", auguró Vitner.

La acción de hoy fue acordada por el Comité por nueve votos a favor y uno en contra, el del gobernador del banco público regional de Dallas, Richard W. Fisher, quien dijo preferir que no hubiera cambios en la política monetaria.

Hubo unanimidad en favor de un recorte de medio punto porcentual en la tasa de descuento, el interés que la Fed cobra en sus préstamos a los bancos, hasta dejarla en el 3,5 por ciento.

Más noticias de Política y Sociedad