Público
Público

Retrasan la segunda jornada de negociación nuclear con Irán en Viena

EFE

La segunda jornada de negociación de EEUU, Rusia y Francia con Irán para enriquecer parte del uranio de la República Islámica en el exterior ha sido retrasada hasta las 12.00 hora local (10.00 GMT) en la sede de Naciones Unidas en Viena.

"La reunión se retrasa hasta mediodía por consultas bilaterales", aseguró a los periodistas un portavoz del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). El encuentro estaba prevista que comenzase dos horas antes.

"Las consultas continúan", agregó el embajador Iraní ante el OIEA, Ali Asghar Sultaniyeh, al salir de la sala de las conversaciones.

Este encuentro está considerado como un termómetro sobre la predisposición de Teherán de llegar a compromisos después de su encuentro con el denominado Grupo 5+1 (Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China más Alemania) el primero de octubre en Ginebra.

"Hemos tenido un encuentro muy constructivo", valoró ayer el director general del OIEA, Mohamed El Baradei, sobre la primera toma de contacto en las negociaciones.

Sin embargo, la reunión en la sede de la ONU en Viena estuvo ensombrecida por la información llegada desde Teherán que apuntaba a que la delegación iraní no negociaba enviar su uranio enriquecido al exterior, sino sólo comprar el que necesita a terceros países.

Otras informaciones, como la negativa de Irán a negociar directamente con Francia, según la cadena de información iraní Press TV, añadieron más incertidumbre a la primer jornada de conversaciones.

Según la cadena, fuentes de la delegación iraní consideraban que París "no ha cumplido sus compromisos en el pasado".

Sin embargo, todas las delegaciones entraron ayer en la sala donde se mantienen las negociaciones, y hoy el embajador iraní y la jefa de la delegación francesa, su representante ante el OIEA, Florence Mangin, salieron al mismo tiempo de la sala en tono distendido.

EEUU está presente en el encuentro con Daniel B. Poneman, vicesecretario de Energía y por parte rusa acude Nikolai Spaski, subdirector de la Agencia Atómica de Rusia.

Los tres países analizan con los iraníes los términos del envío de unas 1,2 toneladas de uranio a Rusia, donde debe ser enriquecido en cerca del 20 por ciento de pureza.

El plan, ideado según Occidente en la reunión nuclear de Ginebra, prevé el posterior traslado del uranio a Francia, donde sería convertido en combustible nuclear y luego devuelto a Irán para su uso en un reactor científico en Teherán.

La República Islámica advirtió, poco antes del comienzo de la negociación, de que enriquecerá por su cuenta el uranio hasta el nivel necesario si fracasan estas negociaciones.

"Irán pretende mantener el enriquecimiento hasta el cinco por ciento, pero si la negociación no produce el resultado esperado, pondremos nuestros propios medios para empezar a enriquecer uranio hasta el veinte por ciento", explicó en Teherán el portavoz del Organismo iraní de la Energía Atómica, Ali Shirzadian.

De lograrse un acuerdo, la comunidad internacional aplacaría sus recelos sobre los objetivos del polémico programa nuclear iraní al extraer el 80 por ciento del uranio que Teherán ha enriquecido hasta ahora por debajo del 5 por ciento (unos 1.500 kilos, según el OIEA) en su planta de Natanz.

Más noticias de Política y Sociedad