Público
Público

Ricardo Hausmann dice que "un arancel variable evitaría la subida del precio del petróleo"

EFE

Especialistas en desarrollo energético buscaban en el Foro Económico de Davos alternativas al alza del precio del petróleo, después de que los países productores aseguraran hoy que hay capacidad para aumentar la producción, pero que no es seguro que se incremente.

El antiguo Economista Jefe del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y actual director del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard, Ricardo Hausmann, explicó a Efe que está promoviendo en el Foro una nueva estrategia para lograr mantener bajos los precios del petróleo, aumentar la producción y al mismo tiempo lograr un nuevo equilibrio energético gracias a los biocombustibles.

El ministro de Energía e Industria de Qatar, Al Attiyah, dijo hoy en Davos en un panel sobre petróleo que los productores de crudo podrían incrementar la producción pero sólo si están seguros de que el mercado lo necesita, y no para influir en las fluctuaciones de los mercados donde cotiza.

Al Attiyah manifestó que los productores opinan que el actual precio del barril de petróleo -que hoy costaba 90 dólares por barril- no es consecuencia de una falta de oferta.

El primer paso para aplicar la teoría de Hausmann sería instaurar un arancel variable al petróleo.

"La idea es establecer un arancel al petróleo si cuesta más de 60 dólares. De esa forma, lograremos que los productores aumenten la producción, y el precio bajará, porque ellos no van a querer ser sancionados con un impuesto", aseguró Hausmann.

"Así, además, lograríamos que el biocombustible sea competitivo con el petróleo y conseguiríamos un nuevo equilibrio energético en el mundo", agregó el profesor venezolano.

"Por ejemplo, los Estados Unidos tienen un arancel contra el etanol brasileño, eso es absurdo, no se dan cuenta que tendrían que poner un arancel al petróleo iraní, no a los productores brasileños", agregó.

El segundo paso en la estrategia de Hausmann sería acabar con los subsidios a la producción de los biocombustibles.

"Tenemos que acabar con el proteccionismo agrícola para poder lograr un equilibrio sostenible del mercado", dijo.

"Y si se quiere subsidiar algo, que sea la investigación al desarrollo, pero no la producción", añadió.

Hausmann considera que no es lógico que se subsidie la producción de biocombustible, no solo porque distorsiona el mercado, sino porque tiene el perjudicial efecto de subir los precios de los alimentos.

Algo que el ex ministro de Planificación de Venezuela considera absurdo, dado el espacio de tierra disponible.

"Existen 700 millones de hectáreas aptas en el mundo que podrían usarse para la producción de combustible", y citó varios países que cuentan con tierras disponibles: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Perú, Venezuela, Camerún, Congo y Zambia.

"Y el agua no es un problema, en muchos casos ya está disponible en el subsuelo, en otros se puede usar la de la lluvia, no estoy para nada de acuerdo con Peter Brabeck-Letmathe", afirmó Hausmann refiriéndose al consejero delegado de Nestlé.

Brabeck-Letmathe alertó ayer contra el masivo cultivo de biocombustibles en el mundo porque a su entender puede ser altamente perjudicial en los esfuerzos de evitar la escasez de agua, y señaló que para producir un litro de ese etanol se necesitan 900 litros de agua.

Hausmann ha desarrollado su teoría junto al sudafricano Robert Laurance, también profesor del mismo centro de investigación de Harvard.

Más noticias de Política y Sociedad