Público
Público

Ricky Martin y Blue Man comienzan con estilo la gala de la música latina

EFE

El cantante Ricky Martin y el Blue Man Group iniciaron hoy de manera espectacular con una mezcla de ritmos la gala de entrega de los Grammy Latino 2007 en la gran noche de la música latina.

"Lola, Lola" y una mezcla de sus canciones más conocidas fue lo escogido por el cantante puertorriqueño en el escenario del Hotel Mandalay en Las Vegas, en una ceremonia que es transmitida por la cadena Univisión a cien países en todo el mundo.

Los maestros de la ceremonia son la cantante mexicana Lucero y su compatriota el comediante Eugenio Derbez.

Juan Luis Guerra encabeza la lista de candidaturas a los Grammy Latino con cinco nominaciones en las categorías de Canción del año, Álbum del año, Grabación del año, Mejor álbum de merengue y Mejor canción tropical por la canción y el álbum "La llave de mi corazón".

Le siguen el puertorriqueño Ricky Martin y sus compatriotas de Calle 13, con cuatro nominaciones cada uno.

Antes de comenzar la gala, los casi 500 artistas nominados desfilaron por la alfombra verde rodeados de cientos de seguidores.

Entre los más aplaudidos, el niño puertorriqueño Miguelito, candidato a un Grammy, aseguró que si gana se lo dedicará a sus padres y a su público.

"Aconsejo a los niños a que sigan sus sueños", afirmó Miguelito y y envió un mensaje a los adultos: "No mas tiros al aire y no mas maltratos a los niños".

El grupo "Aterciopelados", con dos candidaturas, llegó vestido con uniformes azules y letras fluorescentes que decían al parque, refiriéndose al recital que dieron en Colombia.

El grupo Calle 13 llegó con tres indígenas para reivindicar la protección del medio ambiente y los derechos de todos los pueblos latinoamericanos.

El que se mostró nervioso y muy emocionado fue Kevin Josanhasen, que con tres candidaturas dijo que era la primera vez que venía a Las Vegas.

"Dedico la candidatura a su familia, al público argentino y a la discográfica Sony porque vieron en mi algo diferente. Este éxito de la noche a la mañana tardó en realidad 15 años en hacerse realidad", señaló.

La reguetonera Ivy Queen, vestida de blanco del diseñador Luis Antonio, se mostró muy orgullosa de su trabajo que, dijo, ha sido como un renacimiento tras su divorcio.

"Quiero morir como Celia cantando hasta el último día", afirmó la puertorriqueña.