Público
Público

Rienda dice que "me falta mucho, pero estoy contenta porque la rodilla está perfecta"

EFE

La andaluza María José Rienda, la española con mayor número de triunfos (6) en Copa del Mundo de esquí alpino, que regresó hoy, sábado, a la alta competición, tras recuperarse de una grave lesión, declaró a Efe que aún le "falta mucho", pero que está "contenta, porque la rodilla (derecha) está perfecta".

Rienda, que no competía en Copa del Mundo desde el 18 de marzo de 2006 -es decir, hace un año, diez meses y ocho días (en las finales de la Copa del Mundo, en Are, Suecia)- se lesionó gravemente en noviembre de ese año, mientras entrenaba gigante -la disciplina en la que ha logrado todas sus victorias- en la estación estadounidense de Loveland (Colorado).

Tras recuperase de una tríada -rotura de ligamento lateral interno, cruzado anterior y menisco- que se complicó con una condromalasia, hoy volvió a competir en Ofterschwang (Alemania), donde hace dos años firmó el mejor fin de semana del esquí español, al repetir triunfo en dos jornadas consecutivas, en las que igualó, primero; y superó, después, el récord de victorias hispanas en Copa del Mundo que hasta ese momento detentaba la madrileña Blanca Fernández Ochoa, con cuatro.

Rienda no podía aspirar a acercarse hoy, ni de lejos, a ese resultado. Y así fue. El objetivo era saber cómo se encuentra con respecto al resto de las competidoras, situando sus miras en la próxima temporada, en la que habrá de nuevo unos campeonatos mundiales, en Val D'Isere (Francia). La granadina acabó a 4,94 de la mejor en la primera manga, la austriaca Nicole Hosp, y no se clasificó para el segundo y decisivo acto.

"Me falta aún mucho esquí y mucho físico. Nos quedan muchos entrenamientos", explicó a Efe la andaluza, en conversación telefónica desde Ofterschwang, poco después de completar su recorrido. "Estoy contenta, porque ya sé dónde estoy. Ya sabemos que nos falta mucho trabajo por hacer. Pero también estamos contentos, porque hace dos o tres semanas no sabíamos si iba a competir", dijo.

"Cinco segundos (de diferencia respecto a Hosp) son bastantes. Al final del recorrido sentí que me faltaba movilidad. Noté que me queda muchísimo entrenamiento. Hay mucha diferencia en comparación con todas las demás, que no han estado paradas. Pero lo que dije: queríamos saber dónde estábamos y ya lo sabemos. Ahora comienza una nueva fase de trabajo", explicó.

"Estoy muy contenta, sobre todo, porque la rodilla ha respondido bien, está perfecta. Y porque, al fin, vuelvo a estar en mi ambiente", declaró a Efe Rienda, que descansará unos días en casa antes de retomar un programa de trabajo físico en tierras granadinas.

"Ahora toca algo de descanso, porque llevábamos veinte días fuera de casa. Luego haré físico y después nos concentraremos de nuevo. Aún no sé dónde, pero supongo que no lejos de Milán", dijo Rienda, que quizá se replantee competir en febrero en pruebas de la Copa de Europa, como inicialmente tenía previsto.

"Ya veremos. Quizá sea mejor centrarse bien en los entrenamientos, para intentar llegar bien a Zwiesel (Alemania, donde se disputará el siguiente gigante de Copa del Mundo, el 1 de marzo)", indicó a Efe la andaluza, que se alegró del caluroso recibimiento que le dieron los integrantes del circo blanco.

"Estoy feliz por estar de nuevo aquí. Todas las esquiadoras me han recibido muy bien, con mucho cariño. También los técnicos. Todo el mundo. Y quiero agradecer a los de la peña de Airolo (Suiza, el pueblo de su técnico, Mauro Pini, donde tiene un club de 'fans') que hayan venido otra vez a animarme", comentó.

"Mauro (Pini) me ha dicho después de la carrera que me falta moverme más rápido. Sabemos que nos falta mucho entrenamiento. Pero tanto él, como Walter (Ronconi, 'skiman') y Karin (Arnold, fisioterapeuta) me han dicho que es un triunfo volver a competir, porque ha sido un camino muy largo y tuvimos muchas dudas", apuntó.

Más noticias de Política y Sociedad