Público
Público

Roberto Cavalli airea un torso masculino sugerente ante el calor del verano

EFE

El modista Roberto Cavalli airea un torso masculino que se insinúa sugerente tras unos livianos tejidos que dejan los costados al aire en su colección primavera-verano 2010, en la que la firma italiana apuesta por un hombre que hace frente a los estragos del calor con muy poca tela.

La casa Cavalli, una de las predilectas del matrimonio Beckham, fue protagonista hoy del penúltimo día de desfiles de la Semana de la Moda Masculina de Milán, en el que, entre otras firmas, también pasearon sus propuestas por la pasarela lombarda Moschino o Salvatore Ferragamo.

Hombres atrevidos, que salen a la calle insinuando y dejando ver alguna que otra parte de su torso, son los que Roberto Cavalli cree que pisarán las calles el verano de 2010, hombres sin complejos que no tengan ningún reparo en mostrarse.

Para ello, camisetas que salen del concepto tradicional de camiseta y que adoptan cierto parecido a la parte superior de los petos: nada en un flanco y nada en el otro, es decir, solamente tela -tampoco mucha- por delante y por detrás.

Y esa tela, en ocasiones semitransparente, toca muy ligeramente el cuerpo del hombre Cavalli para dar movimiento y permitir que el aire -y las miradas ajenas- la sortee y vaya más allá. Unas composiciones con cierta reminiscencia del improvisado atuendo de los albañiles ante el calor.

En ese verano de elevadas temperaturas que pronostica la firma florentina, los pantalones -largos, eso sí- se convierten en un discreto acompañante que ofrece algo de recato a ese hombre que, según Cavalli, volverá a enseñar los hombros el próximo verano. Aunque podrá cubrirlos, si quiere, con algo de cuero.

Mucho más recato y elegancia la que este lunes ofreció Moschino sobre la pasarela de Milán, con un hombre que en 2010 no perderá la compostura ante el calor y no olvidará unas americanas a las que restará solemnidad con alguna flor en la solapa o con una alegre gama de colores.

Lo más que enseñará el hombre Moschino la próxima primavera-verano serán los tobillos, gracias a unos pantalones pesqueros que dan todo el protagonismo a los zapatos años veinte y treinta, a dos colores y con cordones.

Las camisas y las corbatas finas siguen siendo protagonistas para Moschino, que, a pesar de apostar por los colores vivos y algún que otro estampado con flores, no se olvida de los tonos grises ni ocres.

Elegancia también la de la firma Salvatore Ferragamo, que dejó hoy sobre la pasarela milanesa algún que otro marrón, traje de raya diplomática y "borsalino", el sombrero de moda que pudo verse por los canales de Venecia a principios de junio durante la presentación de la Bienal de Arte.

El belga Dirk Bikkembergs dibujó, por su parte, en la Semana de la Moda Masculina de Milán una estela de rojos eléctricos que acaparan el protagonismo de una colección para la que desfiló este lunes el ex futbolista italiano Fabrizio Ravanelli.

Más noticias de Política y Sociedad