Público
Público

El rock añejo y la rumba más actual copan segunda jornada conciertos en Paiporta (Valencia)

EFE

Buena parte de las bandas de rock más veteranas del panorama nacional, como Barricada, Hamlet, Saratoga, Mägo de Oz o Rosendo, coparon la segunda jornada de conciertos del festival Arte Nativo Viña de Paiporta (Valencia) junto a otros intérpretes mucho más actuales de corte rumbero Canteca de Macao y Muchachito Bombo Infierno.

Sin duda, el plato fuerte de la noche fue la actuación del madrileño Rosendo Mercado, uno de los rockeros españoles de trayectoria más amplia y exitosa, que congregó a varios miles de incondicionales en torno a una veintena de sus temas más clásicos.

A este veterano de los escenarios españoles le basta con su inconfundible presencia y unos pocos acordes para meterse al público en el bolsillo.

Le precedieron en el escenario principal los inimitables Mägo de Oz, con su particular sonido "folk metal" potente, distorsionado, melódico y "celta", cuya intervención también estuvo repleta de "hits".

De nuevo supuso una mirada atrás la actuación de los navarros Barricada, que se encuentran inmersos en plena gira de celebración de sus 25 años de historia y que regalaron a los asistentes un completo repaso de sus grandes éxitos, desde "Contra la pared" hasta "Oveja negra", "Rojo", "Animal caliente" o "En blanco y negro".

El metal más potente tuvo su representante en los madrileños de Hamlet, un grupo con veintiún años de trayectoria que sonó hoy en Paiporta rotundo y completo, haciendo gala de su enorme experiencia en este tipo de festivales.

Los resucitados Saratoga, otro de los estandartes del "heavy metal" nacional que también congregaron a un fiel grupo de seguidores, pusieron fin a la parte más "dura" y veterana del cartel y dieron paso al humor irreverente y casi escatológico de los Mojinos Escozíos.

El segundo escenario congregó hoy conciertos de corte "hip-hop" como La Shica o Arianna Puello, pero también aflamencado o rumbero como Canteca de Macao o Muchachito Bombo Infierno, que fueron los más multitudinarios de la jornada.

Como nota negativa cabe señalar la pobre y solitaria imagen que inevitablemente ofrece el escenario en actuaciones como la de la dominicana Puello (residente en Girona), dada la ausencia de músicos e instrumentos y la única presencia de un pinchadiscos y coristas.

Justo lo contrario que sucedió con Canteca de Macao, uno de los grupos con más componentes (nueve) que bien podría considerase la banda "revelación" del festival por su enorme capacidad de convocatoria y conexión con el público.

Los madrileños dieron paso a Muchachito Bombo Infierno, un grupo también numeroso y de similar estilo, pero con el aliciente de una espectacular puesta en escena que contó con una sección de viento, un contrabajo, dos percusionistas y la presencia de un pintor que trabajó el lienzo al ritmo de la música en una original "perfomance".

Estas intervenciones fueron, como la de Los Delinqüentes en la jornada del jueves, un paréntesis festivo en un programa cargado de "rock duro" que fue aprovechado para bailar, sobre todo por el público femenino.

El resto de actuaciones de la jornada son las de Los Manolos, The Locos y La Pulquería.

Por primera vez en este tipo de festivales, el Viña de Paiporta acogió un singular espectáculo de lucha libre mexicana que, si bien no acabó de "cuajar" debido al escaso arraigo de este tipo de eventos en España, sí despertó la curiosidad de los asistentes, que se implicaron con las evoluciones de personajes como El Solitario, El hijo del Santo, Blue Demon o El Místico de Juárez.

Más noticias de Política y Sociedad