Público
Público

Roma busca reconciliarse con María Callas 50 años después de su "espantada"

EFE

El Teatro de la Ópera de Roma acogerá el próximo lunes un espectáculo multidisciplinar para conmemorar el 50 aniversario de la 'espantada' de María Callas tras el primer acto de "Norma", de Bellini, y buscar así la "reconciliación" entre la capital italiana y la diva griega, fallecida hace 30 años.

Así lo explicó hoy en conferencia de prensa el superintendente de la Ópera de Roma, Francesco Ernani, quien agradeció al Ayuntamiento esta iniciativa que persigue un "resarcimiento" póstumo a María Callas.

En la función, que mezclará teatro, cine y ópera, actuarán la soprano griega Dimitra Theodossiu y la mezzosoprano argentina Nidia Palacios.

La actriz italiana Piera Degli Esposti leerá un manifiesto "de defensa" de la Calas, se escucharán grabaciones originales de arias cantadas por la diva y se proyectará una película en la que varios expertos opinan sobre las causas de su huida del teatro romano.

Entre ellas se citan el empeoramiento de su voz, posiblemente ocasionado porque había adelgazado mucho, o la "problemática psicológica" por la que atravesaba la célebre soprano.

Además, se cuentan detalles de la célebre función del 2 de enero de 1958, como la "frialdad" del público romano hacia María Callas, calificativo usado por los organizadores para la actitud de los espectadores, que aquella noche abuchearon a la diva.

Eso provocó su huida llorando a través de un pasillo que comunica el teatro con el hotel Quirinale, donde la soprano se refugió en su habitación, a lo que hay que añadir el hecho de que dejara una nota de disculpa que los responsables del teatro no leyeron a los asistentes.

El presidente de la Asociación María Callas, Bruno Tosi, recordó en la rueda de prensa que no se pudo continuar la representación, ya que no había suplente para la soprano, e indicó que existen certificados médicos que demuestran que no se encontraba en condiciones de salud adecuadas.

Asimismo, señaló que el entonces presidente de la República, Giovanni Bronchi, presente en el teatro, no se tomó la 'espantada' como una ofensa, en contra de lo que dijeron los medios de la época, pues su esposa mandó flores a María Callas al día siguiente para darle ánimos.

Tosi relató también que María Callas "amaba Roma" y se había ganado en diez años de actuaciones el cariño del público de la ciudad, que no obstante se mostró algo frío con la diva en la noche en que acabó abandonando el teatro, que a la postre sería su última actuación sobre un escenario.

Por su parte, la actriz Piera Degli Esposti, que compartió reparto con María Callas en la película de Pier Paolo Pasolini 'Medea', la describió como una mujer "muy diligente, para nada caprichosa", "atenta a cualquier detalle" y consciente de que el artista "debe intentar lo imposible".

Más noticias de Política y Sociedad