Público
Público

Romper aviones para garantizar su seguridad

La empresa sevillana 'Teams' está especializada en pruebas de resistenciade materiales para el sector aeronáutico

FERNANDO VICENTE

En ocasiones, un grupo de investigación adquiere la inercia y la velocidad de crucero necesarias para desgajarse de la universidad y convertirse en una empresa independiente. Eso, que en el argot empresarial se llama spin off (girar sobre sí mismo hacia afuera, como una peonza), es lo que hizo el Grupo de Elasticidad y Resistencia de Materiales de la Escuela Superior de Ingenieros de Sevilla, que dirigen los catedráticos Federico París y José Cañas. En 2007, al calor de la renacida industria aeronáutica andaluza, ambos crearon al 50% Teams. Hoy, con 20 empleados y cuatro becarios, es uno de los cuatro únicos laboratorios españoles y el único privado autorizados por Airbus y EADS para hacer ensayos estructurales.

Su trabajo consiste, por ejemplo, en determinar cuántos años más son capaces de resistir las piezas de aviones antiguos (como el A320, el más vendido del mundo) o, sobre todo, verificar la calidad de los componentes que van a montar los nuevos modelos.

La industria confía en ellos. Un ejemplo: justo antes de Semana Santa, tuvieron que resolver una crisis a toda velocidad, en dos semanas. Falló la pieza de un avión y había que determinar con ensayos si los aparatos que estaban volando debían pararse. "Imagine el coste para las compañías aéreas y el fabricante; estuvimos dos días casi sin dormir", recuerda con orgullo Esther García del Castillo, a sus 32 años, consejera delegada de Teams.

Esa versatilidad y flexibilidad para montar un ensayo rápidamente, sin ayuda externa, creando su propio utillaje, es la ventaja competitiva que, según Del Castillo, les permite asegurar "que el cliente se va de aquí siempre con el ensayo hecho".

París, Premio Andaluz de Investigación 2007, recuerda cómo empezó a trabajar para la industria aeronáutica desde la Escuela en 1995, a través de la sevillana Sacesa (hoy Alestis), que fabrica piezas para aviones de material compuesto (metal y fibra de carbono) y necesitaba un laboratorio de ensayos: "Una vez metes la cabecita a través de Sacesa llegamos a Airbus y EADS. Hoy son nuestros principales clientes".

París acaba de regresar de Alemania, donde ha conocido al responsable de todos los ensayos de Airbus para iniciar el proceso de internacionalización de la empresa. Teams ya realiza ensayos para empresas francesas y alemanas, pero contratada a través de las filiales españolas de Airbus y EADS. "Ahora el 90% de nuestro trabajo se contrata en España y queremos competir con los laboratorios alemanes e ingleses", resume París.

De su seriedad es prueba que son el primer laboratorio español que ya ha empezado a trabajar para el nuevo modelo de avión de Airbus, el A350, cuyo fuselaje se construirá enteramente en fibra de carbono para ahorrar peso y consumo de combustible.

Al ser un diseño totalmente nuevo, Airbus va a romper 13.000 probetas que se han repartido por toda Europa, y a Teams le han encargado mil de ellas. "Somos los primeros en tocar el material con el que se va a hacer el avión", dice García del Castillo. En la jerga de los laboratorios de ensayo, se le llama probeta a cada una de las piezas que son sometidas a presiones para comprobar hasta dónde aguantan antes de romperse.

Teams nació en agosto de 2006, tras invertir unos tres millones de euros. Pensaban que en tres meses tendrían su nave sevillana a punto, pero tardaron un año. En 2007, cuando empezaron a trabajar para Sacesa, rompieron cien probetas. "El año pasado ya fueron 30.000", explica Del Castillo para ilustrar el crecimiento de su actividad, que en 2008 supuso alcanzar el millón de facturación.

Para este año tiene previsto llegar al millón y medio. Ahora, con la creación en Andalucía de Alestis, a través de la fusión de Sacesa, Alcor y Ficosa, y su participación en el desarrollo del nuevo A350 y la prevista reactivación del A400M (el Airbus militar), prevén que su actividad de ensayos mecánicos y estructurales se duplique.

Pero en Teams quieren más. La compañía va a crear un departamento de ingeniería de diseño y cálculo que complemente su actividad de ensayos y que trabaje para Alestis, que ha ganado el concurso para desarrollar y fabricar distintas partes del nuevo A350, entre ellas, la panza y el tren de aterrizaje.

La empresa también trabaja para otros sectores: un 5% de sus ventas viene de negocios ajenos al aeronáutico. Por ejemplo, del ensayo de las palas de fibra de carbono de los aerogeneradores de Gamesa, o del de las ruedas de locomotoras de Renfe o las piezas de algunos túneles del AVE a Málaga. "Tenemos voluntad y capacidad para crecer", concluye París.

Más noticias de Política y Sociedad