Público
Público

Rose quiere ser con los Bulls el próximo Michael Jordan

EFE

El baloncesto profesional de la NBA ya tiene desde hoy en el base Derrick Rose, un ex "freshman" de Memphis, al que ya comienzan a considerar como el futuro Michael Jordan después de que los Bulls de Chicago lo seleccionaron con el número uno del sorteo universitario.

Rose, de 19 años, un nativo de Chicago, que fue sensación en la pasada Final Four de la NCAA, aunque su equipo perdió el título frente a los Jayhawks de Kansas, era sin discusión el gran candidato a ser elegido por los Bulls y no fallaron los pronósticos.

Tampoco lo hicieron las elecciones del alero Michael Beasley como número dos por los Heat de Miami y del escolta O.J.Mayo, que fue el tercero en salir seleccionado por los Timberwolves de Minnesota.

De esta manera, por primera vez en la historia del sorteo universitario tres "freshman" salen elegidos como número uno, dos y tres, respectivamente.

Pero sin lugar a dudas, el gran centro de atención fue Rose, el jugador al que ya todos comienzan a comparar como Jordan, tanto en sus cualidades como personalidad dentro y fuera del campo.

"Hemos logrado a un jugador con una proyección única de futuro y además con la cualidad de líder, que es lo que realmente necesitamos dentro del equipo", declaró John Paxson, el vicepresidente y gerente general de los Bulls. "Todos estamos felices con su selección.

Rose en su sola temporada con los Tigers de la Universidad de Memphis bajo la dirección del entrenador John Calipari consiguió llevar al equipo por el título nacional de la NCAA.

"Me sentí un poco nervioso, pero siempre tuve la confianza que podría ser el número uno y eso fue lo que sucedió cuando dieron a conocer mi nombre", declaró Rose. "Estoy listo de hacer mi mejor juego con los Bulls".

Rose, que creció admirando a la figura de Jordan y su trayectoria triunfal con los Bulls, ahora tendrá la oportunidad de seguir sus pasos con el mismo equipo y escenario del United Center.

"Es un honor increíble el poder jugar con el equipo de toda mi vida, en mi ciudad y ante todos los aficionados de Chicago", destacó Rose. "Simplemente, el sueño hecho realidad, parece algo increíble".

Rose dijo que estaba preparado para hacer su mejor aportación desde el principio, pero también era consciente de que tenía que trabajar al máximo para no defraudar a nadie.

"Me siento muy bien de poder jugar y competir", destacó Rose. "Soy consciente de que me encuentro en una posición de persona bendecida, que muy pocos pueden conseguir".

Rose admitió que los Bulls necesitan colocar algunas piezas en su lugar para convertirse en un equipo con potencial para poder luchar por el título de liga.

"Esa realidad es la que me hace muy feliz y estoy listo para que también podamos demostrarlo en el campo", agregó Rose, que se convirtió en el primer jugador seleccionado con el número uno por los Bulls desde que consiguieron a Elton Brand, en 1999.

Rose también se convierte en el segundo "freshman" que por segundo año consecutivo es elegido como número uno después que en el 2007 salió elegido el pívot Greg Oden por los Trail Blazers de Portland.

La llegada de Rose a los Bulls colocó al base Kirk Hinrich en la lista de los transferibles y también podrían ocupar el puesto del escolta Ben Gordon si al final no renueva con el equipo, que la próxima temporada va a dirigir por primera vez Vinny del Negro, que debuta en la NBA.

Beasley, una máquina de hacer puntos en su único año como universitario, promedios de 26,2 puntos y 12,4 rebotes con el equipo de la Universidad de Kansas State, al final convenció al presidente de los Heat, Pat Riley, de que era la mejor opción para seleccionarlo con el número dos.

"Llegó el momento de la selección y todos los elementos fueron favorables para que Beasley fuese nuestro jugador de futuro", comentó Riley. "Nadie cuestiona su gran clase y tampoco tenemos ninguna duda de la gran aportación que hará al equipo".

La elección de Beasley por los Heat dejó al escolta O.J.Mayo, de los Trojans de USC, como el jugador preferido por los Timberwolves para ser el tercer seleccionado.

Mayo se proyecta como uno de los jugadores con gran futuro dentro de la NBA y los Heat estuvieron dudando hasta el final si lo seleccionaban o podían conseguir con algún traspaso.

Los SuperSonics de Seattle se quedaron con el escolta Russell Westbrook, de UCLA, como número cuatro; los Grizzlies de Memphis quieren reforzar su línea de hombres altos y para eso eligieron al ala-pívot Kevin Love, de UCLA, con el número cinco.

Love, que sólo ha estado un año con los Bruins de UCLA, llega en el momento que también se incorpora al equipo el pívot español Marc Gasol, quien decidió jugar en la NBA después que el año pasado los Lakers de Los Angeles lo seleccionaron en la segunda ronda.

Los Lakers con el traspaso de su hermano Pau Gasol el pasado mes de febrero cedió los derechos a los Grizzlies.

Mientras, en Nueva York la llegada del entrenador Mike D'Antoni como nuevo responsable técnico de los Knicks también ha generado que la directiva se decidiese por la conexión italiana y eligieron al alero Danilo Gallinari con el número seis.

Los expertos consideran que Gallinari es mejor jugador que el pívot Andrea Bargnani, que hace dos años fue elegido como número uno por los Raptors de Toronto.

"Creo que estoy preparado para adaptarme y hacer una buena labor en la NBA", declaró Gallinari, cuya selección fue acogida por abucheos por los aficionados de los Knicks. "Es algo a lo que los jugadores estamos acostumbrados".

Los Clippers de Los Angeles eligieron con el número siete al base Eric Gordon, formado en la Universidad de Indiana y con el que esperan encontrar al titular que no han encontrado en los últimos años.

Los Bucks de Milwaukee, que antes del sorteo completaron el traspaso del alero chino Yi Jianlian y Bobby Simmons a los Nets de Nueva Jersey por Richard Jefferson, seleccionaron con el número ocho al alero Joe Alexander, de West Virginia.

El nuevo entrenador de los Bobcats de Charlotte, el veterano Larry Brown, tomó su primera decisión al frente del equipo con la elección del base D.J.Augustin, de la Universidad de Texas, al utilizar los derechos del número nueve que le tocó en el sorteo de la lotería.

Más noticias de Política y Sociedad