Público
Público

Rubalcaba dice que "existen dudas" sobre la inminencia de un atentado en Barcelona

EFE

El ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubacalba, ha admitido hoy que "existen dudas" sobre la inminencia del atentado que, según un juez de la Audiencia Nacional, los presuntos terroristas islamistas detenidos el pasado sábado pretendían cometer en Barcelona ese mismo fin de semana.

En una rueda de prensa junto al consejero catalán de Gobernación, Joan Saura, Rubalcaba ha dicho que la Guardia Civil no ha encontrado la suficiente cantidad de explosivo "que permita inferir un atentado inminente", y que la única información sobre esa acción la ha facilitado un testigo protegido al que se da credibilidad, "aunque existen dudas".

Rubalcaba, que ha subrayado que la operación continúa abierta, ha señalado que en el momento de la detención los presuntos terroristas disponían de unos "20 gramos" de nitrocelulosa enriquecida o con perclorato que no se sabe dónde se adquirió, aunque ha dicho que "no es difícil" conseguir esta sustancia.

Ha explicado que los terroristas formaban parte de una célula radical islamista organizada que estaba preparando la comisión de atentados y que "se ha evitado" que se perpetraran, y que estaba compuesta por líderes espirituales, personas con conocimiento en la "fabricación y manejo" de explosivos y presuntos suicidas, que, según consta en los informes de la Guardia Civil, eran tres.

El ministro no ha dudado del dato que ayer ofreció el fiscal general del Estado al decir que eran seis los suicidas que había entre lo detenidos, y ha manifestado que "no es cuestión de fuentes" sino de "valoración y que las conclusiones de la Guardia Civil y del Ministerio Público "no tienen por qué coincidir".

Se ha remitido por tanto al auto judicial, "que es lo que hay" y no tiene "ninguna contradicción", y al final de la investigación para saber todos los detalles.

El ministro ha recalcado que todo lo que se conoce sobre objetivos y planes concretos es por la declaración del testigo protegido, a quien, ha insistido, dan credibilidad, aunque ha señalado que algunos datos "están por comprobar", como los explosivos que deberían haber hallado para cometer un "atentado inminente".

"Es una duda relevante que tenemos que despejar", ha asegurado Rubalcaba, que ha añadido que entre las cosas que están buscando las Fuerzas de Seguridad, está el supuesto explosivo que tendrían que tener para atentar.

El titular de Interior, quien se ha mostrado muy prudente en todo momento con la información que podía facilitar, ha reconocido la existencia de conexiones internacionales de la célula desarticulada, pero no ha querido ofrecer más detalles a fin de no entorpecer la investigación policial.

No obstante, ha recalcado que continuará la investigación en las diversas vías abiertas, tanto en España como fuera del país.

También ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad a la ciudadanía: "Estamos con la guardia muy alta", ha dicho el ministro, quien, sin embargo, ha admitido que existe un grado de preocupación alto debido a la experiencia de los atentados del 11-M y al hecho de que España figure siempre en todos los comunicados difundidos por Al Qaeda.

"El tiempo en esta materia es oro", ha avisado Rubalcaba, quien ha detallado que la experiencia dice que desde el momento en el que una célula de esta naturaleza decide atentar, hasta que lo hace, pasa muy poco tiempo.

Por eso, ha insistido en que, con la detención de esas personas, se ha evitado un atentado.

Una opinión compartida por Saura, quien ha destacado la excelente relación de colaboración que han mantenido las dos instituciones.

Saura ha incidido en la importancia de que se acelere la investigación, antes de poner énfasis en la eficacia con la que han actuado las Fuerzas de Seguridad.

Más noticias de Política y Sociedad