Público
Público

Sanidad dejará de contar cada caso de gripe A

El Gobierno asegura que el virus está extendido y el objetivo es contenerlo

DIEGO BARCALA

El virus de la gripe A (H1N1) está extendido y se propaga con facilidad. Por tanto, según la OMS, se puede considerar que su extensión es la propia de una pandemia. Ante esta situación, el Ministerio de Sanidad ha cambiado su objetivo. Ya no es necesario identificar cada caso que se produzca. La nueva categoría que la OMS otorga a la enfermedad obliga a cada país a contenerlo con antivirales y evitar el contagio con aislamiento. La ministra de Sanidad, Trinidad Jiménez, recalcó ayer que la gravedad de la nueva gripe sigue siendo la misma: "Leve".

El recuento revelado ayer por Sanidad pierde interés para combatir al virus. Los 488 casos acumulados de enfermos en España reflejan lo que la OMS ha constatado para todo el mundo, donde se han registrado 27.737 casos (ver cronología del virus). "Circula con facilidad por todo el mundo", describió Jiménez. La ministra insistió en que a partir de ahora no comunicarán los nuevos casos que se produzcan porque el origen "está claro" y "así evitamos el baile de cifras". "Al final, detrás de cada caso, siempre aparecerá un viaje" a México, donde se produjo el primer contagio.

La extensión de la nueva gripe la convierte en una pandemia. Eso sí, moderada. El daño que esta enfermedad puede hacer depende de las condiciones "sociales y sanitarias" de cada país, explicó la ministra. En España, la duración de la gripe es de unos tres días, se combate con analgésicos y antitérmicos, y se trata en casa. En ningún caso será necesario "variar los hábitos de vida", cerrar las fronteras o aislar los centros donde se produzca algún caso, analizó Jiménez.

El Gobierno tiene una reserva de 10 millones de antivirales que no fueron utilizados durante la expansión de la gripe aviar. A partir de ahora, los esfuerzos se harán para coordinar las adquisiciones de vacunas para grupos de riesgo.

Más noticias de Política y Sociedad