Público
Público

Sebastián insinúa maniobras alemanas en la venta de Opel

"Cuanto más conocemos la opción de Magna, menos nos gusta", dice el ministro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro español de Industria, Miguel Sebastián, señaló ayer en Berlín que hubo maniobras entre bastidores detrás del 'brusco y repentino' cambio de parecer de General Motors (GM), que anunció su intención de vender el 55% de Opel al fabricante de componentes Magna y al banco estatal ruso Sberbank, pese a considerar antes que la oferta no era la mejor.

Aunque Sebastián no citó explícitamente a Alemania como responsable de esas maniobras, su argumentación apunta de forma inequívoca a la intervención de Berlín en el proceso de decisión, teniendo en cuenta que Magna era la opción preferida del Gobierno germano y que el anuncio fue realizado por la canciller Angela Merkel a pocas semanas de las elecciones alemanas. La oferta de Magna prevé mantener las cuatro plantas del país, si bien con 4.600 empleos menos.

'Lo que hemos detectado es que General Motors, en todas sus manifestaciones públicas, y también privadas, no veía a Magna como la mejor opción, y así se mantuvo hasta finales de julio. Entonces, queremos saber qué es lo que ha cambiado', dijo ayer Sebastián antes del comienzo de una reunión en el Ministerio de Economía alemán en la que participaron representantes de los países europeos afectados por la decisión y de la Comisión Europea.

El ministro añadió que GM 'nunca ha contestado nada claro' a la pregunta del porqué de decidirse por Magna. 'Lo que sí puedo decir es que, cuanto más conocemos la opción de Magna, menos nos gusta', añadió.

El ministro no ahorró críticas a Berlín, que ya ha pedido a los distintos Gobiernos de países con plantas de Opel que evalúen su aportación a las ayudas estatales de 4.500 millones de euros que necesita Magna/Sberbank, a pesar de que se desconocen de momento los detalles del plan.

'El Gobierno alemán nos ha convocado para hablar de ayudas financieras, pero nosotros ni siquiera conocemos el plan industrial. Cuando uno va a un restaurante, primero mira el menú, luego come, y luego paga la factura. Hoy nos han convocado para pagar la factura y todavía no hemos visto ni el menú', criticó Sebastián. Alemania ya ha concedido a Opel un crédito puente de 1.500 millones de euros y espera que otros países europeos aporten parte del resto.

La oferta de Magna incluye eliminar 10.500 empleos en Europa, entre ellos más de 1.700 en la planta de Figueruelas (Zaragoza). 'Es una de las plantas más productivas y queremos que eso se reconozca en cualquier decisión que se tome', reclamó Sebastián.

España recibirá el próximo día 21 un primer informe sobre el plan industrial de Magna. 'El 7 de octubre esperamos tener toda la información y, a partir de ahí, tomaremos una decisión sobre cómo apoyará cada país el plan', dijo al término de la reunión Teresa Santero, secretaria de Estado de Industria.

Ante la falta de información sobre los planes de Magna, Sebastián confía en el apoyo de Bruselas. 'Queremos que la información sea compartida y que la operación se ciña a los criterios europeos de un proyecto que sea rentable y competitivo', dijo.

Más noticias en Política y Sociedad