Público
Público

Sebastien Loeb se queda con el liderato en una primera jornada repleta de incidencias

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El piloto francés Sebastien Loeb (Citroen) figura como líder del rally de Argentina, cuarta cita del mundial, tras la disputa de la primera jornada en la que fue determinante la climatología y los problemas que tuvieron los demás participantes, sobre todo los integrantes del equipo oficial Ford.

Y es que el finés Mikko Hirvonen (Ford) tuvo que abandonar en el quinto tramo cuando era líder, mientras que un accidente de su compañero y compatriota Jari-Matti Latvala en el segundo y los problemas de suspensiones en el cuarto le alejaban de la cabeza. En total perdía nueve minutos y medio tras demostrar ser tan rápido como Loeb.

La competición estuvo condicionada por la lluvia y por la niebla. Las pistas no eran homogéneas, unas estaban embarradas mientras otras eran más secas, por lo que los neumáticos no tuvieron el rendimiento adecuado. Además los bancos de niebla complicaron la visibilidad de los participantes.

La jornada comenzaba apuntando a que el rally sería un paseo de Ford. Hirvonen era primero en orden de salida y tras su comienzo se levantaba una niebla que afectaba al resto de participantes. El resultado fue el mejor tiempo para el finlandés con casi cincuenta segundos de ventaja sobre el segundo. El liderato ya era sólido.

Además, le seguía Latvala que aventajaba en dos segundos a Loeb, tercero. Ambos demostraban que estaban en disposición de adjudicarse el rally. Pero eso era antes de que aparecieran los problemas.

En el segundo tramo Latvala sufría un accidente, en una curva a izquierdas llegaba pasado y no podía enderezar el coche para la siguiente, que era a derechas. Terminó en un terraplén de lado. Con ayuda de los espectadores colocó al coche sobre sus ruedas y siguió la carrera. Los daños era mínimos.

Luego sufriría problemas de suspensiones en el cuarto tramo. Marcó el mejor tiempo en tres tramos. De no haber tenido problemas estaría luchando por la victoria puesto que los 9:27 le separan de Loeb es lo que se estima que perdió en ambos incidentes.

Hirvonen, tras la ventaja conseguida en el primer tramo tan sólo tenía que mantener el ritmo y afianzar el liderato. Aún así fue el mejor en otros dos tramos antes del paso por el parque cerrado.

Mostraba solidez además de su habitual regularidad. Apuntaba a victoria, pero el golpe con una piedra en el quinto tramo le destrozaba la suspensión y le obligaba al abandono. Los mecánicos tendrán que trabajar mucho para arreglar los destrozos y que mañana vuelva a la carrera según la modalidad "SupeRally", aunque lo hará con una penalización de cinco minutos por cada uno de los cinco tramos no finalizados.

Loeb sólo tuvo que mantenerse rápido, algo que para él no es difícil. Consiguió el mejor tiempo en el quinto tramo y siempre estuvo entre los mejores. En la segunda pasada sobre los tramos de la mañana la pista estaba regular y no animaba a las confianzas.

Mañana saldrá primero, por lo que al abrir pista se encontrará los caminos embarrados lo que le supondrá tener menor adherencia.

El podio lo completan los chicos de Subaru. El australiano Chris Atkinson es segundo, que fue el mejor en la última superespecial, mientras que el noruego Petter Solberg es tercero. Y sería cuarto si el italiano Giggi Galli, Ford, no hubiera sufrido una penalización por llegar tarde a un puesto de control. Éste es cuarto a ocho segundos.

El piloto español Dani Sordo, Citroen, finalizó quinto. Marcó buenos tiempos cuando la pista estuvo más seca mientras que cuando hubo barro lo pasó mal por el mal estado en como se las encontraba. Es quinto y tiene opciones de llegar al podio, siempre y cuando no aparezcan las averías que tan frecuentes le están siendo este comienzo de año.

Destacable es también la actuación del local Federico Villagra, Ford, sexto, quien también se ha salvado de los problemas mecánicos y ha mantenido el coche.