Público
Público

El secretario general de la ONU insta a un alto el fuego inmediato en Libia

EFE

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, instó hoy a un alto el fuego inmediato en Libia y pidió al régimen de Muamar el Gadafi que no bombardee la ciudad rebelde de Bengasi por el riesgo de que mueran un número elevado de civiles.

"El secretario general insta a todas las partes en este conflicto a aceptar un alto el fuego inmediato", dijo en una conferencia de prensa el portavoz de la ONU, Martin Nesirky, quien también expresó la preocupación de Ban ante un posible bombardeo de Bengasi por parte de las fuerzas leales al líder libio.

Asimismo, señaló que el secretario general de Naciones Unidas está "profundamente preocupado" por el aumento de la ofensiva de las fuerzas gubernamentales libias contra los rebeldes y los indicios de que preparan un asalto a Bengasi, bastión del movimiento que se levantó contra el régimen de Gadafi el mes pasado.

"Una campaña para bombardear un núcleo urbano como ése pondría un gran número de vidas civiles en peligro", apuntó el portavoz, quien resaltó que quienes usen fuerzas militares contra civiles tendrán que responder por sus acciones.

El llamamiento de Ban tiene lugar cuando los quince países miembros del Consejo de Seguridad de la ONU continúan hoy con sus negociaciones sobre el establecimiento de una zona de exclusión aérea en Libia que impida al régimen de Gadafi bombardear a los rebeldes.

El Consejo tuvo que suspender el martes las negociaciones del proyecto de resolución que presentó Líbano, en colaboración con Francia y Reino Unido, al ser estos países incapaces de ponerse de acuerdo sobre la iniciativa, que responde a una petición formulada por la Liga Árabe.

Según su portavoz, Ban habló el martes por la noche con el ministro libio de Asuntos Exteriores, Musa Kusa, sobre la grave situación en el país magrebí.

También explicó que el enviado especial de la ONU a la zona, el jordano Abdel Ilah Al Jatib, partió hoy de Trípoli tras dos días de reuniones con las autoridades libias, a las que trasladó "el firme llamamiento de la comunidad internacional a un cese del fuego y de la violencia".

Al Jatib pidió al Gobierno libio que permita el acceso de ayuda humanitaria a todas las regiones del país afectadas por la violencia y trabajar hacia una solución pacífica de la crisis, según Nesirky.

El portavoz indicó que el enviado especial se mantiene en contacto con las autoridades en Trípoli, así como con los líderes de los rebeldes en Bengasi.

Mientras, aviones de las fuerzas de Muamar el Gadafi bombardearon hoy el aeropuerto de esa ciudad, según los insurgentes, quienes también aseguraron que sus tropas aún controlan la estratégica Ajdabiya, a 160 kilómetros de Bengasi, pese a los fuertes ataques de las fuerzas del régimen libio.

Más noticias de Política y Sociedad