Público
Público

Una selección fiable si no le tiembla el pulso

España no ha brillado en la primera fase, pero aún es candidata al podio. Nueve jugadores arrastran problemas físicos

GONZALO CABEZA

La certeza del éxito, tan presente alrededor de la selección española antes de llegar a Polonia, ha dado paso a la duda. Ninguno de los tres partidos disputados por España en la primera fase ha sido relajado. El sufrimiento ha sido la constante frente a Serbia, Gran Bretaña y Eslovenia. Pese a ello, España sigue teniendo sus opciones intactas y mantiene su condición de favorita a medalla. De hecho, en las últimas tres grandes citas, la selección siempre se ha metido en la final con un equipo similar al que está actuando en Polonia.

En la decepcionante actuación española, confluyen dos circunstancias negativas: problemas de juego y mal estado físico de la plantilla. De hecho, el jueves no pudieron entrenarse porque nueve de los 12 jugadores padecen diferentes molestias. Scariolo comenzó dando cancha a casi todos los jugadores, pero en el último y decisivo partido contra Eslovenia la rotación se acortó. Sólo utilizó a ocho.

Scariolo confeccionó una lista plagada de bases: Raúl López, Cabezas, Ricky y, con matices, Llull y Navarro. Cinco variantes y ninguna termina de sobresalir. La primera señal de alarma es que no ha aparecido un director capaz de mandar. Se echa de menos a Calderón, una apuesta segura, el más destacado de los españoles en la NBA tras Pau Gasol y un jugador clave.

Pese a contar con cinco bases, se echa de menos a Calderón

Hasta ahora, Ricky es el que más minutos ha disputado. Su juventud y su calidad le otorgan la condición del futuro de España, pero en el campeonato no está brillando. El juego no fluye bien y su aportación se nota más en defensa, con algunos robos de balón en momentos calientes, que en ataque. Raúl López y Cabezas, que serán discípulos del seleccionador en el Khimki ruso, son dos de los que menos han contando. Llull ha tenido minutos y su aportación es buena, sobre todo en defensa, ayudado por su físico privilegiado. En ataque, es irrelevante.

España siempre espera la aportación de Navarro. Lleva muchos años mostrando descaro y alegría como para no pensar en él como clave del equipo y, además, en la fase de preparación había sido uno de los mejores. Sus dos primeros partidos fueron malos, con poco acierto en el tiro y un juego demasiado acelerado. Contra Eslovenia, se vislumbró su recuperación, fue el máximo anotador y supo echarse a la espalda al equipo en los momentos cruciales. Su eficaz frialdad en los tiros libres fue primordial.

Para que el equipo crezca, Marc y Navarro deben recuperar su nivel

Otro de los llamados a brillar es Rudy Fernández, que no jugó en la derrota contra Serbia por una lesión que arrastra desde hace semanas. En los otros dos partidos, Rudy estuvo muy presente, aportando puntos y ganas a pesar de no estar todavía a tope.

El refresco en la posición de alero lo deben dar Mumbrú y Claver, dos jugadores que cuentan más bien poco. De hecho, ninguno actuó ante Eslovenia. En las dos primeras citas, Mumbrú ha estado gris, con muchos fallos y poca ayuda. Claver, sin embargo, estuvo bien contra Gran Bretaña, especialmente en la primera parte, en la que fue uno de los que sostuvo al conjunto. Contra Serbia no apareció.

Pau Gasol es el elemento diferenciador del equipo. Una estrella a nivel mundial que domina a su antojo el baloncesto FIBA. Es el máximo anotador, el máximo reboteador e incluso en los días malos saca unos números importantes. Su mayor problema han sido los tiros libres, un campo en el que no suele fallar y que en este Eurobasket se ha convertido en un quebradero de cabeza.

Junto a él también está brillando Felipe Reyes. El madridista puede tener un mal día y fallar en el tiro, pero nunca se le puede poner peros a su entrega. Contra Eslovenia, fue uno de los mejores por su intensa y constante lucha, especialmente en el rebote. En el primer partido, no jugó mucho, pero ha conseguido convencer a Scariolo.

Marc Gasol, que brilló con luz propia en la fase de preparación, no ha podido mantener ese buen tono en lo que va de campeonato. Si su rendimiento crece, puede ser una de las claves del éxito de España, ya que su físico le convierte en un dominador de primer nivel europeo. Garbajosa, por el momento, sigue ausente por su lesión de rodilla.

Más noticias de Política y Sociedad