Público
Público

La semana del francés Franck Ribéry va de mal en peor

Reuters

La semana sólo puede mejorar para el futbolista Franck Ribéry. Interrogado por la policía francesa como testigo en un caso de una red de prostitución, el jugador del Bayern de Múnich añadió el miércoles a este mal momento una expulsión ante el Olympique de Lyon.

Ribéry no podía creer que era expulsado en la semifinal de ida de la Liga de Campeones tras una entrada contra el tobillo del delantero argentino Lisandro López en el minuto 37.

El árbitro italiano Roberto Rosetti no dudó en sacar una tarjeta roja directa ante un Ribéry que debió irse a los vestuarios cabizbajo.

Para alegría de Ribéry, el Bayern venció 1-0 al Lyon, que que también se quedó con 10 hombres tras sufrir una expulsión a comienzos de la segunda mitad.

El internacional francés, que todavía tiene que decidir si se quedará en el Bayern o se unirá a otro club europeo importante al final de la temporada, se perderá el partido de vuelta en Francia y podría quedarse fuera de la final si el Bayern se clasifica y la UEFA le da dos partidos de suspensión.

El extremo, de 27 años, caminaba ante los periodistas después del partido sin decir una palabra.

Ribéry, cuya participación en el partido estaba inicialmente en duda debido a una lesión, es uno de los internacionales franceses, junto a Sidney Govou, que fueron interrogados en relación con una red de prostitución y el Bayern lo ha mantenido fuera de la escena mediática durante toda la semana.

El entrenador del Bayern, Louis van Gaal, dijo que Ribéry había tenido mala suerte al ser expulsado.

"No creo que era para una tarjeta roja porque (...) no fue falta muy fuerte", dijo.

Van Gaal, quien ha tenido una difícil relación con el jugador, dijo que esperaba que sólo recibiera una sanción de un partido.

"Si lo ves de cerca no era para una tarjeta roja. Es más para una amarilla, así que espero que (...) sea suspendido por un solo partido", concluyó.

Más noticias de Política y Sociedad