Público
Público

El Senado echa atrás los vetos de PSOE, ICV y PSC a la reforma laboral

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Senado ha echado atrás los vetos presentados por PSOE, ICV y PSC a la reforma laboral, así como el resto de las enmiendas que han presentado los grupos parlamentarios, a excepción de once del PP a las que ha sumado dos más de carácter técnico.

La Comisión de Empleo y Seguridad Social ha debatido hoy las 574 enmiendas presentadas por los grupos, que las han dado por defendidas después de su paso por el Congreso, y que volverán a debatirse, junto a los vetos, en el Pleno del Senado el próximo día 21, dentro del trámite parlamentario.

Los tres vetos han sido rechazados por 18 votos, 16 del PP, uno de CiU y otro del Grupo Mixto, y han contado con siete votos a favor, seis del PSOE y uno de Entesa y la abstención de los senadores vascos.

El PP había presentado doce enmiendas al texto del decreto ley, pero una de ellas, referida a la vida laboral de los miembros de la Guardia Civil, ha sido retirada porque se debatirá en otro ámbito.

Las once enmiendas aprobadas han contado con 17 votos a favor, 16 del grupo popular y uno de UPN y, además, ha presentado dos de carácter técnico que también se han aprobado.

Entre los cambios que el PP ha introducido en la reforma, destaca uno sobre el personal laboral fijo de las Administraciones Públicas, que tendrá prioridad de permanencia en caso de despido si hubiera adquirido su condición mediante un proceso selectivo de ingreso convocado al efecto.

Con respecto a las bonificaciones de cuotas por transformación de contratos en prácticas, suprime que estos contratados sean objetivo prioritario en los planes de formación de una empresa, así como de cualquier otra medida de política activa de empleo para incrementar su cualificación.

En cuanto a las bonificaciones para la contratación indefinida para empresas de menos de 50 trabajadores ahora, según la enmienda, se añade que también será para empresas que contraten a desempleados mayores de 45 años.

Hay otra iniciativa que modifica la ley 27/2011 sobre la reforma de las pensiones y precisa el cálculo de la base reguladora para obtener la cuantía de la pensión que corresponda en el caso de que haya lagunas de cotización.

Para hacer el cálculo, si hubiese meses durante los que el trabajador no hubiera cotizado, establece que las primeras cuarenta y ocho mensualidades se integrarán con la base mínima de entre todas las existentes en cada momento y el resto de las mensualidades con el 50 % de dicha base mínima.

El senador del Grupo Socialista Francisco Martínez-Aldama ha criticado la reforma porque desequilibra la relación entre trabajadores y empresarios, y se posiciona a favor de éstos, al tiempo que ha criticado el recorte presupuestario para las políticas activas de empleo.

También se ha mostrado en contra de que trabajadores laborales del sector público puedan quedarse en la calle porque la empresa (las administraciones) alegue causa sobrevenida.

El portavoz adjunto de Entesa dels Catalans, Jordi Guillot, ha justificado el veto porque considera una verdad de "perogrullo" que la reforma sirva para crear empleo cuando se recupere la economía y ha coincidido en que la reforma es útil al empresario pero "letal" para el trabajador.

La portavoz del Grupo Popular, Araceli Peris, ha valorado el apoyo de otros grupos a la reforma laboral y ha recordado que, desde que se aprobó, hay 30.000 nuevos contratos de emprendedores.

Por su parte, el senador del PP José Blas Fernández, en declaraciones a los medios, ha dicho, con respecto al rechazo de todas las enmiendas de los grupos, que la reforma continúa su trámite parlamentario y que "están abiertos" a la negociación.

Los grupos políticos cuyos vetos han sido rechazados disponen ahora de veinticuatro horas para presentar un voto particular para que tanto los vetos como las enmiendas vayan al Pleno del Senado, donde se volverán a votar el próximo día 21.

Posteriormente, como el texto que salió del Congreso se ha modificado, deberá volver a la Cámara Baja para la aprobación definitiva.