Público
Público

Los sindicatos, dispuestos a agotar el diálogo en pensiones

La reunión de ayer entre CCOO, UGT y el Gobierno acabó sin avances. Las centrales apuestan por negociar hasta el último momento, aunque no descartar la huelga ni movilizaciones.

A. REQUENA / AGENCIAS

Negociar, negociar y negociar. Aunque las posiciones de Gobierno y sindicatos sobre la reforma de las pensiones continúan encontradas, ambas partes se han propuesto agotar los plazos hasta el último minuto, es decir, hasta poco antes del 28 de enero, fecha fijada por el Ejecutivo para aprobar, sí o sí, el nuevo modelo de pensiones.

'Hoy en día las posiciones están alejadas, pese a ello tanto UGT como CCOO apostamos claramente por continuar el proceso de negociación', dijo ayer el secretario de acción sindical de UGT, Toni Ferrer, poco antes de que comenzara la reunión del consejo confederal del sindicato. Fueron las primeras declaraciones de un líder sindical después de un fin de semana de intensas negociaciones con el Gobierno. La situación recuerda a lo sucedido en el proceso de Diálogo Social, el pasado junio, cuando se abordaba la reforma laboral. A pesar de que el acuerdo era difícil, sindicatos, patronal y Gobierno apuraron hasta el último minuto, aunque sin resultados.

UGT admite que las posiciones 'a día de hoy todavía están alejadas'

Hoy también se reúne el consejo confederal de CCOO. En estos órganos, las dos centrales debaten sobre la situación en la que se encuentran los contactos con el Gobierno y las posibles acciones a llevar a cabo. Entre ellas, una nueva huelga general. Los sindicatos han advertido en varias ocasiones que la ampliación de la edad de jubilación a 67 años es una línea roja que llevaría a una huelga general. Se esperaba, incluso, que en las reuniones de ayer y hoy de sus consejos, UGT y CCOO concretaran ya movilizaciones o un paro general.

Sin embargo, la determinación de negociar ha sido más fuerte y todo apunta a que, en el caso de producirse una convocatoria de huelga, sería más adelante, una vez que las negociaciones se agoten a final de mes. 'Los tiempos de movilización irán en función de los resultados de la negociación', dijo el responsable de UGT.

Según Ferrer, son dos los motivos que han hecho que la balanza se incline de momento del lado de la negociación. 'Porque es un proceso de reforma vital, un instrumento determinante de la cohesión social y es primordial que la reforma garantice la sostenibilidad del sistema', señaló. La otra razón, 'por responsabilidad' ante la actual situación económica. 'Estamos dispuestos a continuar trabajando, sin obviar las dificultades, y vamos a emplear todo el tiempo que se requiera', subrayó.

'Los tiempos de movilización irán en función de los resultados', avisa

Con el escollo de los 67 años condicionando el proceso, las posibilidades de acuerdo parecen escasas, aunque las partes tratan de explorar los 'márgenes posibles' que quedarían. 'Buscamos un acuerdo equilibrado, que no suponga merma de derechos para los trabajadores y sepa distinguir los objetivos estratégicos de los coyunturales', explicó Ferrer, que pidió flexibilidad al Gobierno.

La reunión que las dos partes mantuvieron ayer, la cuarta desde que el viernes comenzaran las negociaciones entre los sindicatos y el Ministerio de Trabajo, se saldó, una día más, sin acercamientos. Al encuentro acudieron los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, el ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, así como la vicepresidenta económica, Elena Salgado, y el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba. Tanto Salgado como Rubalcaba ya asistieron de forma puntual a las reuniones que tuvieron lugar durante el fin de semana.

Los sindicatos buscan un acuerdo equilibrado y que no merme derechos

Salgado mostró ayer antes de la reunión cierto optimismo y aseguró que después de estos días existen 'más posibilidades de acuerdo' para la reforma de las pensiones, aunque reconoció que el objetivo es 'complicado'. La vicepresidenta no ve 'imposible' que los sindicatos acepten la ampliación de la edad de jubilación a los 67 años.

Alabó, además, la 'valentía' del presidente del Gobierno para plantear ahora la reforma y no esperar a otra legislatura. 'Si lo hacemos ahora podemos hacer esta reforma de manera gradual', añadió. Salgado afirmó que la convocatoria de una huelga general por parte de CCOO y UGT 'no sería una buena noticia' y que el Gobierno hará 'todo lo posible' para evitarla.

Más noticias