Público
Público

Los sindicatos expresan su asfixia por el acoso ideológico

Al menos 750 académicos y profesionales firman un texto en favor del trabajo

B.C.B.

'Compartimos desde el título hasta el punto final'. Con estas palabras, Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CCOO, mostraba la adhesión total de su sindicato y de UGT al manifiesto presentado ayer por un numeroso grupo de académicos y profesionales (alrededor de 750) bajo el título: 'El Trabajo, fundamento de un crecimiento sostenible'.

En la presentación del documento, los dos líderes sindicales también intervino Cándido Méndez, secretario general de UGT expresaron su alarma por la situación de 'cerco asfixiante' y 'ofensiva brutal' al que, en su opinión, la patronal está sometiendo a las centrales. Ambos representantes agradecieron la aportación intelectual del manifiesto que en su opinión es un contrapunto al 'pensamiento único y lineal' que se ha vertido desde el empresariado español.

El texto, que fue presentado por el rector de la Universidad Complutense de Madrid, Carlos Berzosa y por otros cinco catedráticos en derecho del trabajo y sociología, impulsa el valor del trabajo como centro de la sociedad como elemento de cohesión social. Además, exculpa al mercado de trabajo del origen de la crisis y, por lo tanto, de tener que pagar por ella.

Una de las propuestas que más insistentemente se defienden en el documento, y que los sindicatos han intentado llevar a la mesa del Diálogo Social, es la de modificar el principio por el que se gestiona la mano de obra que, en su opinión, está 'anclado en el uso y abuso de reglas de flexibilidad externa', como la contratación temporal o los despidos. Así, los suscriptores piden que se inicie un proceso de flexibilización interna de las empresas.

El propio presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha hecho suya esta idea, como manifestó esta misma semana en un programa de televisión al ser preguntado por la posibilidad de que se lleve a cabo una reforma laboral. Zapatero abogó por una reforma interna de las empresas que les confiera 'más flexibilidad' para adaptarse al nuevo modelo de crecimiento.

Los promotores del texto quisieron dejar claro en todo momento que su manifiesto no iba 'contra ninguna otra idea' sino que es un documento 'en favor de la economía'. De hecho, según el catedrático de Economía Aplicada de la Complutense, Santos Ruesga, el manifiesto no se opone a una reforma laboral, al contrario, aboga por un cambio pero 'con ejes distintos'.

Los catedráticos que participaron en el acto subrayaron el compromiso de los firmantes por la sociedad y la necesidad de contribuir al debate 'lejos de la arrogancia de los economistas'. La precarización, los trabajos en la economía sumergida y la necesidad de una mayor productividad fueron otros elementos que suscitan la alarma de estos expertos.

Más noticias