Público
Público

Los sindicatos piden negociar y el Gobierno insiste en no tocar lo básico

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los sindicatos consideran que la huelga general ha tenido una participación "muy amplía" y con esta carta han pedido al Gobierno que abra una negociación para modificar una reforma laboral que ven "dañina", pero el Ejecutivo cree que el impacto ha sido limitado e insiste en no cambiar lo básico.

En la hora del balance, los secretarios generales de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, respectivamente, han subrayado que no cejarán en su empeño y han ofrecido al Gobierno iniciar un camino distinto para buscar un consenso que relance la actividad económica y reduzca el paro.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha dicho que los sindicatos son una parte muy importante de la sociedad y que el Ejecutivo cuenta con ellos para entablar un diálogo "abierto y permanente", pero ha dejado claro que las partes fundamentales de la reforma laboral no se van a modificar.

Bañez ha subrayado que la agenda de reformas del Gobierno es "imparable" y ha recordado que la nueva legislación laboral ha sido ampliamente respaldada por el Congreso.

No obstante, la titular de Empleo ha precisado que espera la contribución de todos los grupos durante su tramitación como proyecto de ley.

Bajo estos planteamientos subyace el distinto balance que las dos partes hacen de la huelga general. CCOO y UGT consideran que la participación ha sido "muy amplia", en torno al 77 por ciento, y que el seguimiento supera al de los paros de 2002 y 2010.

Por el contrario, la directora general de Política Interior, Cristina Díaz, que ha informado durante la mañana del discurrir de la huelga, ha asegurado que su impacto es "claramente inferior" a la que tuvo la convocada contra el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero en 2010.

Las dos partes han utilizado como argumento para apuntalar sus tesis la evolución del consumo de electricidad, uno de los indicadores de la actividad económica, aunque sus conclusiones son distintas.

"El descenso actual es muchísimo menor y, por tanto, la normalidad en los centros de trabajo españoles es muy elevada", ha recalcado Díaz.

La demanda de energía eléctrica se situaba hoy a las 13 horas en 27.536 megavatios, un 15,5 % menos de lo previsto por Red Eléctrica de España (REE), según datos del gestor técnico del sistema.

Si la comparación se hace con el jueves de la semana pasada, el consumo de electricidad es inferior en un 19,8 %, ya que ha pasado de 34.400 megavatios a 27.536.

Díaz ha destacado la normalidad en la actividad de las administraciones públicas, los grandes centros comerciales, los mercados de abastos, los bancos y el transporte urbano.

El presidente de la CEOE, Juan Rosell, no ha aportado cifras de seguimiento y se ha limitado a decir que la huelga general se ha caracterizado por su "normalidad y tranquilidad".

La CEOE y CEPYME han señalado que el seguimiento ha sido dispar dependiendo de los sectores y de las regiones, y que ha sido más acusado en la industria y en el norte de España.

Otros sectores, además de la industria -el más afectado- y el transporte -que ha cumplido los servicios mínimos-, han ido haciendo balance de la jornada.

En el comercio, la huelga ha tenido poca repercusión, según las patronales del sector, y ha rondado el 60 por ciento de seguimiento, de acuerdo con los sindicatos.

En la misma línea, la afirmación de UGT y CCOO de que el paro ha sido secundado mayoritariamente en las constructoras y en las obras de infraestructuras ha chocado con el cálculo de la patronal CNC, que cifra el apoyo en el 15 por ciento.

En el sector financiero, UGT sitúa el seguimiento entre el 30 y el 35 por ciento, mientras que fuentes de la Asociación Española de Banca (AEB) sostienen que la incidencia es "mínima".

En el campo, Asaja ha resaltado "la absoluta normalidad" en el sector agrario, pero la UPA ha asegurado que el seguimiento ha sido alto.

Aunque todas las partes coinciden en que la normalidad ha sido la nota dominante, los incidentes han menudeado.

En Barcelona, la tensión ha subido a mediodía cuando los Mossos d'Esquadra han intentado dispersar a manifestantes que quemaban contenedores.

Además, un piquete ha provocado un pequeño incendio frente a la Bolsa de Barcelona que rápidamente ha sido sofocado por la Guardia Urbana. Los detenidos en Cataluña superan la veintena.

En la Comunidad de Madrid, las Fuerzas de Seguridad han detenido a 37 personas entre la medianoche y mediodía, de las que 27 lo han sido en la capital, según la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes.

En cuanto al transporte, 923 vuelos habían operado hasta las 13.10 horas en los aeropuertos españoles.

Según Aena, para la jornada de hoy hay programadas 3.424 operaciones, de las que 1.675 están protegidas por servicios mínimos.

Más noticias en Política y Sociedad