Público
Público

La solución salina "normal" no sería tan normal, y hasta podría ser dañina

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Por James E. Barone

En un estudio realizado enInglaterra, un grupo de voluntarios saludables tratado con doslitros de la llamada solución salina "normal" por víaintravenosa sufrió una reducción de la perfusión renal y aumentode la retención de líquidos, a diferencia de cuando se le aplicósolución salina balanceada.

El estudio, que adelanta Annals of Surgery, está en líneacon investigaciones previas que habían sugerido que la soluciónsalina normal, utilizada por vía intravenosa durante 100 años,no es "normal" y no sería el mejor líquido para usar, enespecial en los pacientes que pueden padecer disfunción renal.

El autor principal, doctor Dileep N. Lobo, de la Universidadde Nottingham, dijo: "Si la solución salina se hubiese formuladomás recientemente, no habría superado el ensayo de Fase 1".

El equipo de Lobo realizó un estudio aleatorizado a dobleciego sobre 12 hombres saludables que recibieron infusiones deuna hora de duración de dos litros de solución salina "normal"al 0,9 por ciento o solución salina balanceada Plasma Lyte-148con intervalos de varios días.

Plasma Lyte-148 contiene sodio y cloruro en cantidadesfisiológicas, comparado con las cantidades más altas de esos dosiones que contiene la solución salina normal.

Durante las cuatro horas posteriores a las infusiones, seles realizaron análisis de sangre y orina a los participantes,además de estudiarles los riñones con resonancia magnética.

Con la solución salina normal, los hombres retuvieronsignificativamente más líquidos en el espacio extravascular(1.484 versus 1.155 mL) y engordaron más (1,2 versus 0,84 kg).

Con la solución salina balanceada, les aumentó la producciónde orina y necesitaron orinar significativamente más rápido.

Asimismo, con la solución salina normal, el cloruro ensangre fue significativamente más alto a partir de la primerahora y una diferencia entre los iones reveló acidemia.

Las imágenes por resonancia magnética demostraron que lasolución salina normal disminuyó significativamente la velocidaddel flujo de la arteria renal y la perfusión del tejido renalcortical, comparado con el uso de la solución balanceada. Estasdiferencias deberían tenerse en cuenta en los pacientes conenfermedad renal.

Los autores comentan que cada año se utilizan en EstadosUnidos unos 200 millones de litros de solución salina normal. Elestudio no cubre el costo, pero Lobo dijo que "Plasma-Lyte 148es más costoso, debido quizás a que su uso no está generalizado.Que un producto sea más costoso no quiere decir que no deberíautilizarse en los hospitales", señaló.

Lobo expresó también que "muchos pacientes siguen recibiendograndes cantidades de líquido por vía intravenosa, especialmenteen el período periquirúrgico. Sugerimos que la administración degrandes cantidades de solución salina no ayudaría a lospacientes con enfermedad renal preexistente o en riesgo dedesarrollar una alteración de la función renal".

El autor considera que el uso de la solución salina normalno es adecuado para la reanimación o en el quirófano. Dijo:"Cada vez hay más pruebas que sugieren que la solución salinatendría efectos dañinos".

"Este estudio, que parte de pruebas obtenidas primero enexperimentos con animales, sugiere que la hipercloremia asociadacon la infusión de solución salina tendría un efectodesfavorable en la perfusión renal", agregó.

El doctor Laurence Weinberg, del Departamento de Anestesiadel Hospital de Austin e integrante senior del Departamento deCirugía de la Universidad de Melbourne, que no participó delestudio, indicó: "En muchas cirugías sólo utilizamos 1.000 mL delíquido".

"La elección del fluido a utilizar en esos casos no era tanimportante. Pero ahora hay cada vez más pruebas de que lasolución salina balanceada es mejor que la no balanceada y dadoque el costo de la solución salina normal y de Ringer (unaalternativa) es el mismo, optaría por el lactato de Ringer",añadió.

Pero cuando se necesitan grandes cantidades de líquido,Weinberg recomendaría usar Plasma-Lyte 148 por sobre la soluciónsalina normal y la solución de Ringer.

Weinberg consideró que "muchos pacientes críticos necesitanla administración de grandes cantidades de líquido en suatención; el tipo y la cantidad de fluidos que los pacientesreciben es enorme. El estudio de Lobo nos proporcionainformación clínicamente importante y estoy seguro de que habrámuchos más estudios sobre los efectos clínicos de distintassoluciones".

Lobo y otro coautor recibieron apoyo económico de BaxterHealthcare, que produce Plasma-Lyte 148. Baxter Healthcaretambién financió el estudio, pero no participó en su realizacióno análisis.

El departamento de Weinberg recibió financiamiento de BaxterHealthcare, que no supervisa ni participa de susinvestigaciones.

FUENTE: Annals of Surgery, 2012