Público
Público

Soria no permitirá objetar en la Sanidad pública a quien haga abortos en privado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Sanidad, Bernat Soria, dijo hoy que no permitirá que los médicos se acojan a la objeción de conciencia para negarse a practicar abortos en el sistema público, en el caso de que sí los hagan en el sector privado, porque "no se puede objetar por la mañana y no objetar por la tarde".

El candidato socialista hizo estas declaraciones en un desayuno convocado por Europa Press, en el que se refirió a que el programa del PSOE recoge la regulación de la objeción de conciencia de los profesionales sanitarios, en la línea de garantizar la equidad de la interrupción voluntaria del embarazo en el conjunto del Estado.

Las estadísticas apuntan que sólo el 3 por ciento de los abortos se practican en los hospitales públicos porque la inmensa mayoría de los facultativos se niegan a llevarlos a cabo, alegando cuestiones morales y éticas.

El ministro no quiso confirmar si tenía constancia de la existencia de profesionales que obren de este modo, pero insistió en que no se puede tener problemas de conciencia por la mañana, cuando se trabaja en la Sanidad pública, y superarlos horas más tarde, cuando se ejerce en la privada.

Advirtió de que esto no significa que se vaya a "limitar" la posibilidad de los profesionales de la salud de negarse a llevar a cabo prácticas que vayan en contra de sus principios, ya que la medida irá encaminada a determinar "cómo se puede ejercer ese derecho".

Confirmó que el decreto que anunció la vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, para promover la igualdad y garantizar la confidencialidad e intimidad de las mujeres que abortan será "uno de los primeros" que se aprueben en la próxima legislatura.

Soria insistió en que para reformar la actual legislación sobre esta prestación sería necesario que hubiera "consenso" en la sociedad española y que éste se reflejara en una "mayoría" parlamentaria que permitiera la modificación.

El titular de Sanidad habló de su propuesta de regular por ley los tiempos máximos de espera en función de cada patología, aunque comentó que no creía que dentro de las competencias del Estado esté la posibilidad de penalizar a las comunidades que no los cumplieran.

No obstante, aludió a que en el programa socialista sí figura la revisión del sistema de financiación autonómica y arguyó que, quizá en ese marco, se pueda "discutir" una inversión "por objetivos".

Confesó que el modelo de farmacia español está sufriendo "presiones muy fuertes" para "liberalizar" el sector, porque es la "antítesis" de lo que proponen los "neoconservadores", y, entre ellos, el presidente de Estados Unidos, George Bush.

Soria subrayó que tiene "algunos aliados" en Europa para defender este modelo, que permite que cualquier ciudadano, resida donde resida, tenga acceso a cualquier fármaco en igualdad de condiciones.