Público
Público

El SPD anuncia una "campaña fulminante" contra Merkel

Tras su debacle en las europeas, el partido aprueba el programa del 27-S

GUILLEM SANS MORA

El socialdemócrata Frank-Walter Steinmeier estrenó ayer el uniforme de combate y prometió una "campaña fulminante" para arrebatar la Cancillería a la democristiana Angela Merkel.

El candidato cosechó diez minutos de aplausos de los 525 delegados que aprobaron en Berlín el programa electoral para las elecciones federales del 27 de septiembre.

Aún en estado de shock tras obtener el peor resultado de su historia en los comicios europeos, el Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) arropó a un Steinmeier más inspirado de lo habitual, que aparcó su gris veta analítica para proclamar que acepta con ganas el reto de las urnas. "Queremos y vamos a ganar", clamó.

El candidato reconoció que el resultado de las europeas (20,8%) fue "una porquería", pero insistió en que la carrera no está decidida. "Está abierta. Al final ganaremos", apostó.

Steinmeier animó a votar en negativo, es decir, para evitar un gobierno de la CDU/CSU de Merkel con los neoliberales de Guido Westerwelle. Esta combinación de fuerzas "no debe lograr una mayoría, porque la ideología que nos ha llevado a la crisis no puede ser la respuesta a la crisis", afirmó. Lo principal es desalojar a los conservadores del poder y reeditar la coalición roji-verde de Gerhard Schröder y Joschka Fischer.

Pero Steinmeier también estaría dispuesto a tender la mano a los neoliberales de Wester-welle, algo a lo que las bases de su partido se oponen.

El programa fue aprobado en abril por la presidencia y pone el acento en lo social, el impulso a la educación y la familia. De ganar, el SPD promete un descenso del tipo mínimo del IRPF del actual 14 al 10% y un incremento del máximo del 45 al 47%. El ala izquierda reclamaba un perfil más social, pero se dobló a la evidencia de que se impone cerrar filas.

Steinmeier ensayó una fórmula para conciliar a los sectores que rivalizan dentro del partido: "Luchamos a favor de la dependienta y del obrero de la construcción. Pero seguimos siendo al mismo tiempo el partido del nuevo centro".

No se perfila una alternativa a Steinmeier, a pesar de que desde que fue designado candidato, hace ocho meses, el SPD no ha hecho más que caer en los sondeos.

El candidato animó a los delegados a reclamar con orgullo los éxitos del SPD en los últimos 11 años de Gobierno: las inversiones en educación, la política de apoyo a las familias y los premios fiscales para vehículos ecológicos. También se atribuyó el éxito de la búsqueda de inversores para la compañía Opel.

 

Más noticias de Política y Sociedad