Público
Público

Standard & Poor's baja un escalón la calificación de España

La agencia de calificación deja la solvencia española en AA con perspectiva negativa. Las otras dos agencias, Fitch y Moody’s, mantienen la máxima calificación para la deuda española.

PILAR BLÁZQUEZ

Después de que ayer lo hiciera con Grecia y con Portugal, la agencia de calificación de riesgos Standard & Poor’s ha decidido rebajar el rating de la deuda soberana española (Ver informe en PDF). 

Pese a todo, España se mantiene en el tercer mayor nivel de calidad posible al quedarse en AA con perspectiva negativa. S&P ya rebajó la solvencia española el 19 de enero, cuando la degradó de AA+ desde la máxima calificación (AAA). A pesar del pescozón, el jefe de analistas para España de S&P, Marko Mrsnik, es mucho más optimista de lo que expresan los datos: "España sigue manteniendo una nota excelente", ha señalado para recalcar que "la capacidad del país como emisor es muy fuerte, esto no ha cambiado, puede afrontar sus compromisos financieros”, informa Belén Carreño.

La agencia de calificación justifica su decisión en el empeoramiento de las perspectivas de crecimiento económico en España. Según S&P, el PIB español crecerá de media un 0,7% anual hasta 2016. Antes, la agencia preveía un crecimiento de un 1% para ese periodo.

La primera consecuencia de la rebaja de la calificación es que España tendrá que ofrecer más cara su deuda para colocarla en el mercado y poder financiar el déficit presupuestario.  Es previsible, asimismo, que la Bolsa de Madrid se resienta mañana -ya lo ha hecho, en parte, este miércoles - de la rebaja.

"Sabemos hacer los deberes, los estamos haciendo y los estamos haciendo bien", asegura De la Vega

Las otras dos agencias Fitch y Moody’s mantienen la máxima calificación para la deuda española, pero en ambos casos han advertido que si el deterioro de  las cuentas públicas continúa también abordarán una revisión de rating. 

Standard & Poors sostiene en su informe que todavía aumentará la presión sobre las finanzas públicas y "seguramente se necesiten nuevas medidas adicionales" para mantener la estrategia de consolidación fiscal del Gobierno y el plan previsto de reformas estructurales.

En cuanto al paro, estima que alcanzará el 21% en 2010 debido a la "rigidez" del mercado laboral español.

Por su parte, Standard & Poors mantiene en el A-1+ la calificación del crédito soberano a corto plazo.

El secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, considera "un poco sorprendente" la argumentación utilizada por S&P porque sus perspectivas de crecimiento son "claramente muy inferiores" a las realizadas por cualquier otro analista público o privado. Por eso cree "poco probable" que otras agencias de calificación sigan el mismo camino.

Standard & Poors se muestra también muy pesimista respecto a las posibilidades de que se cumplan las previsiones del ejecutivo de reducir la deuda por debajo del 3% en 2013. La agencia vaticina que se llegará al 5% en 2013, la deuda alcanzará el 85% del PIB y seguirá subiendo hasta el año 2015.

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha enviado un mensaje de confianza a la ciudadanía y de tranquilidad a los mercados tras conocer la rebaja. "Estamos adoptando toda las medidas para cumplir nuestros compromisos (...) España ha demostrado ser un país que sabe hacer frente a las dificultades, como lo ha hecho siempre, y lo sabe hacer con rigor".

"Sabemos hacer los deberes, los estamos haciendo y los estamos haciendo bien", ha subrayado.

Más noticias de Política y Sociedad