Público
Público

La subdelgada pide sensatez a Castellano en sus exigencias

EFE

La subdelegada del Gobierno en Alicante, Encarna Llinares, ha pedido hoy "sentido común" y "sensatez" al conseller de Gobernación, Serafín Castellano, quien ha exigido al Gobierno un plan para reforzar las costas de la Comunitat Valenciana y evitar que se conviertan en un punto de entrada de pateras.

"Yo le pediría un poco de sentido común, de sensatez, porque creo que en estos temas lo que se impone es la cooperación, trabajar conjuntamente e ir solucionando problemas", ha subrayado Llinares.

Según Llinares, la vigilancia es "una prioridad para el Gobierno", demostrada con el "refuerzo y puesta en marcha" del Sistema Integral de Vigilancia Exterior que, en la provincia de Alicante, supuso una inversión de "más de ocho millones de euros".

Minutos antes de participar en la clausura de un curso sobre Violencia de Género, Llinares ha respondido, a preguntas de los periodistas, sobre el traslado a Alicante de 38 inmigrantes interceptados en cuatro pateras frente a las costas de Murcia.

La subdelegada ha resaltado que los inmigrantes parecían encontrarse en "buen estado de salud" y ha explicado que, una vez llegados al puerto y atendidos por los servicios de Cruz Roja, se iba a poner en marcha el protocolo "previsto en la Ley de Extranjería".

Preguntada por la posibilidad de la presencia de una embarcación nodriza que desembarque a los inmigrantes, Llinares ha afirmado que no barajan ninguna hipótesis y que su labor se ha centrado en que los inmigrantes llegaran al puerto en las mejores condiciones.